Las elecciones legislativas del 6 de junio pusieron la Constitución fuera del alcance de la Cuarta Transformación. Hasta hace poco tiempo, Morena y sus aliados en la Cámara de Diputados (el Partido del Trabajo, los restos de Encuentro Social y el Partido Verde) se encontraban a unos cuantos votos de la mayoría calificada, que podían conseguir con relativa facilidad con el apoyo de un pequeño grupo de diputados sin partido.

Las elecciones cambiaron el equilibrio de poderes. La alianza opositora, formada por PAN, PRI y PRD, consiguieron 196 diputados, lo cual les da un poder de veto sobre iniciativas de reforma constitucional. Cierto, la Carta Magna podría aún sufrir enmiendas durante la segunda mitad del gobierno del presidente López Obrador si logra sumar parte de la oposición. Sin embargo, la aprobación de cualquier cambio constitucional en la Cámara de Diputados requerirá del apoyo en bloque del PRI o del PAN.

El presidente López Obrador respondió con el anuncio que enviará al Congreso tres iniciativas de reforma constitucional: una al sector eléctrico, otra en materia electoral y una más para que la Guardia Nacional forme parte del Ejército. Las fechas que planteó son imprecisas y lejanas. Dijo que la reforma electoral la enviaría hasta el próximo año y la de la Guardia Nacional en 2023.

El presidente de la República tiene, por razón de su encargo, la facultad de presentar iniciativas al Congreso. De acuerdo con la Constitución, el Ejecutivo propone y el Legislativo dispone. Sin el apoyo de mayorías calificadas, las iniciativas de reforma constitucional están destinadas a morir en el Congreso, a menudo olvidadas en las “congeladoras” legislativas en que se convierten las comisiones de dictamen cuando faltan votos en el pleno.

Al presidente López Obrador le gusta la política del simbolismo. Su comunicación y su actuación como gobernante gira en torno a señales y representaciones, en las que la forma importa más que la sustancia. Al anunciar sus futuras iniciativas de reforma constitucional el objetivo era aparecer ante la opinión pública como un presidente poderoso que todavía tiene la capacidad de comandar mayorías calificadas en el Congreso, como lo hizo al principio de su gobierno.

Pero en realidad, difícilmente veremos cambios a la Carta Magna en lo que resta del sexenio. Tan pronto como se instale la nueva legislatura, la construcción de mayorías calificadas en el Congreso se volverá un proceso incierto, costoso y lento.

Entre los temas planteados por el presidente López Obrador, hay reglas e instituciones que se encuentran “en equilibro”, es decir, no se ve un “ganar-ganar” para todos los actores políticos involucrados. Un buen ejemplo son las diputaciones plurinominales. El presidente López Obrador propone desaparecerlas; una idea antipluralista que parece haber pepenado del más rancio conservadurismo priísta. Ni sus aliados en el Congreso la apoyarían, pues para el PT y el Partido Verde equivaldría a firmar su propia sentencia de muerte.

Lo mismo pasa con la propuesta de reducir el financiamiento público a los partidos políticos. Hace dos años Morena se quedó cerca de aprobar en la Cámara de Diputados una reforma constitucional con este fin. Pero fracasó en encontrar una fórmula que compensara a sus aliados por la pérdida de sus prerrogativas. Ahora, cualquier propuesta tendría además que complacer a un conjunto más grande de actores, incluyendo al PRI.

Una comunicación política que da prioridad a los símbolos por encima de la sustancia puede tener un éxito temporal. Pero si no hay resultados, la percepción por parte de la opinión pública tenderá a cambiar. En vez de un Ejecutivo poderoso, verá a un presidente desconectado de la nueva realidad política e incapaz de ver que los tiempos cambiaron.

*Profesor del CIDE.

Twitter: @BenitoNacif

Benito Nacif

Profesor

Voto particular

El Dr. Benito Nacif es profesor de la División de Estudios Políticos del Centro de Investigación y Docencia Económicas (CIDE). Fue Consejero Electoral del Instituto Nacional Electoral (INE) del 2014 al 2020 y del Instituto Federal Electoral (IFE) del 2008 al 2014.

Lee más de este autor