Este domingo 1 de diciembre el presidente Andrés Manuel López Obrador rendirá su Primer Informe de Gobierno. En materia económica, el jefe del Ejecutivo podrá presumir una sólida estabilidad macroeconómica.

Y seguramente tendrá dificultades para minimizar una realidad inocultable: que la economía mexicana está paralizada. La apuesta presidencial era porque la economía alcanzaría un crecimiento del Producto Interno Bruto (PIB) a una tasa superior a 2% para el final del 2019.

Sin embargo, a poco más de un mes de que cierre el año, prácticamente todos los pronósticos, incluido el del Banco de México, gobernado por Alejandro Díaz de León, señalan una probable contracción. Es decir, que el PIB no sólo podría cerrar en cero, sino que incluso podría registrar una tasa de -0.2%, aunque algunos más pesimistas calculan una tasa de -0.4 por ciento. En cualquiera de los dos escenarios, con una tasa de 0% o de -0.2%, el pronóstico presidencial habría perdido la apuesta. La apuesta presidencial desafiaba a los organismos financieros internacionales como el Fondo Monetario Internacional y Banco Mundial así como a las agencias calificadoras y en general a las instituciones financieras como Bank of America Merrill Lynch e incluso a la Secretaría de Hacienda que han revisado a la baja sus pronósticos de crecimiento para la economía mexicana. Al concluir el primer año de gobierno de la 4T, la economía registra un notable estancamiento.

Hasta ahora, van nueve meses con crecimiento cero, de acuerdo con cifras del Inegi. Es una tasa de crecimiento lejana a 4% que prometió lograr desde su primer año de gobierno, durante la campaña presidencial. Y por debajo del mediocre crecimiento económico que se registró en promedio en los últimos 30 años, los años del neoliberalismo económico.

En la era del posneoliberalismo, el crecimiento económico se desvaneció. Un dato preocupante es que más allá de la desaceleración económica inercial que suelen registrar todos los gobiernos en su primer año, en este caso, según la mayoría de las calificadoras y análisis especializados, el estancamiento económico se explica más en función de las políticas “erráticas” del gobierno. Un dato que lo deja claro es el hecho de que la economía de Estados Unidos registra crecimiento mientras que la economía mexicana se mantiene estancada.

Y las expectativas para el próximo año van en el sentido de que en el 2020 tampoco se podrá registrar una tasa de crecimiento del PIB superior al 1 por ciento. En materia de estabilidad macro, puede presumir excelentes calificaciones.

Las finanzas públicas se mantienen sanas, aunque se utilizaron parte de los recursos del Fondo de Estabilización de Recursos Presupuestales. El gobierno mexicano mantiene su apuesta por el libre comercio internacional y espera la ratificación en EU y Canadá del nuevo acuerdo comercial.

Mantiene el respeto a la autonomía del Banco de México, que ha logrado acotar la inflación en el objetivo de 3% y continúa con la férrea decisión de no gastar más de lo que ingresa, de no aumentar la deuda.

En términos generales ha respetado su compromiso con la disciplina fiscal, aunque frente al bajo nivel de crecimiento para el próximo año todavía está por verse si puede cumplir con el superávit de 0.7 por ciento.

Desde ahora en el propio gobierno lopezobradorista reconocen que en caso de no cumplirse las proyecciones de crecimiento y de ingresos, se utilizará el resto de los fondos de contingencia. El secretario de Hacienda, Arturo Herrera, ha dicho que el crecimiento económico de México repuntará con la ratificación del T-MEC y la elevación en la producción petrolera. La ratificación del T-MEC sigue siendo un deseo que algunos días se ve con optimismo y otros con pesimismo.

Y por lo que toca al aumento de la producción petrolera, las cifras revelan que no se está logrando en los términos proyectados por la propia petrolera. En materia de crecimiento económico, en el primer año de gobierno, el resultado es negativo.

Atisbos

MEDIDORES. La Comisión Federal de Competencia Económica, de Jana Palacios, descarta colusión en mercado de medidores entre empresas de grupo Iusa, de Carlos Peralta.

Marco A. Mares

Periodista

Ricos y Poderosos

Ha trabajado ininterrumpidamente en periódicos, revistas, radio, televisión e internet, en los últimos 31 años se ha especializado en negocios, finanzas y economía. Es uno de los tres conductores del programa Alebrijes, Águila o Sol, programa especializado en temas económicos que se transmite por Foro TV.