El presidente Andrés Manuel López Obrador no debe confiar en lo que le diga Donald Trump durante la reunión que sostendrán mañana. Y menos deberá creerle cuando, para adularlo, le diga que es un gran presidente o que es el mejor gobernante que ha tenido México desde Benito Juárez.

Deberá tener presente que el exconductor de un reality show es capaz de hablar maravillas de alguien un día y pestes al día siguiente, como ha sucedido con varios de los que en un momento formaron parte de su gabinete.

Que recuerde cómo se refirió al general de los Marines, James Mattis, quien fue el primero de los cuatro secretarios de Defensa que hasta ahora han servido a Trump.

Después de reunirse con el militar, el 20 de noviembre del 2016, tuiteó esto: “El general James ‘Mad Dog’ Mattis, que está siendo considerado para ser el secretario de Defensa, fue muy impresionante ayer 6 de julio,  ¡Un verdadero general de generales!”.

Mattis renunció el 20 de diciembre del 2018, un día después de que Trump anunciara el retiro de las tropas estadounidenses de Siria, cediéndole así a Rusia la influencia sobre esa parte del mundo.

Ese mismo día tuiteó que “El general Jim Mattis se jubilará, con distinción, a fines de febrero, después de haber servido a mi administración como secretario de Defensa durante los últimos dos años. Durante la gestión de Jim se han hecho enormes progresos... fue de gran ayuda para mí al hacer que los aliados y otros países paguen su parte de las obligaciones militares... ¡Le agradezco enormemente a Jim por su servicio!”.

Sin embargo, un día después de que Mattis dejara el cargo, declaró que “esencialmente” lo había despedido porque no estaba satisfecho con su desempeño.

Otro general de los Marines de quien el presidente gringo hablaba maravillas es John Kelly, quien fue su primer secretario de Seguridad Nacional y segundo jefe de Gabinete de la Casa Blanca.

Así se refería de él en Twitter:

Marzo 26, 2017: “El general Kelly está haciendo un gran trabajo en la frontera. Los números van para abajo. Muchos ya ni siquiera intentan entrar”.

Septiembre 1, 2017: “El general John Kelly está haciendo un gran trabajo como jefe de Gabinete. No podría estar más feliz o más impresionado”.

Enero 23, 2018: “Gracias al general John Kelly, que está haciendo un trabajo fantástico, y a todo el personal y otros en la Casa Blanca, por un trabajo bien hecho. Las largas horas y los reportajes falsos hacen que su trabajo sea más difícil, pero siempre es genial GANAR, ¡y pocos han ganado más que nosotros!”.

El 14 de diciembre del 2018, Trump anunció mediante un tuit, y sin explicación de por medio, que Kelly sería reemplazado. El porqué vendría en un tuit del 13 de febrero siguiente: “Cuando cesé a John Kelly, lo que no pude hacer lo suficientemente rápido, él sabía muy bien que el puesto le quedaba grande. Ser jefe de Gabinete no era para él. Entró con una explosión, salió con un gemido, pero como tantas cosas, echa de menos la acción y simplemente no puede mantener la boca cerrada”.

Si Trump ha humillado públicamente a dos generales altamente condecorados y admirados, lo mismo hará con AMLO cuando lo considere conveniente.

Por ello, Andrés Manuel hará bien en no creer nada de lo que le diga este funesto personaje.

Facebook: Eduardo J Ruiz-Healy

Instagram: ruizhealy

Sitio: ruizhealytimes.com

Eduardo Ruiz-Healy

Periodista y productor

Columna invitada

Opinador, columnista, conferencista, media trainer, 35 años de experiencia en medios de comunicación, microempresario.