El presidente de México, Andrés Manuel López Obrador habló, en el foro del Grupo de los 20 —el de las economías más grandes del mundo—, de la experiencia de México para enfrentar las crisis sanitaria y económica.

Lo que dijo es exactamente lo contrario a lo que han venido haciendo los gobiernos de los países desarrollados.

Casi todos se han endeudado para apoyar a sus sectores productivos y casi todos han tenido que aplicar nuevas medidas de confinamiento para enfrentar el rebrote del Covid-19.

El presidente López Obrador recomendó descartar el totalitarismo y los confinamientos obligatorios y no endeudarse.

Al día siguiente de su recomendación, Canadá anunció el confinamiento por cuatro semanas de una de sus principales ciudades: Toronto.

El presidente mexicano, en su intervención dominical, destacó que a su gobierno le resultó útil abandonar las políticas aplicadas durante el periodo neoliberal.

Dijo que descartó endeudar al pueblo para rescatar a los de arriba; enumeró algunos de sus programas para apoyar a “los de abajo”, refirió el “milagro” del aumento de las remesas de los trabajadores migratorios; subrayó que la recuperación de la crisis se está dando en forma de “V”; que el peso no se ha devaluado  y que el decrecimiento, igual que en todos los países del mundo será profundo.

Es cierto que el gobierno lópezobradorista no ha solicitado nueva deuda, aunque por la caída más profunda del PIB en los últimos 90 años, la deuda pasó del 44.8 al 51.1 por ciento del PIB.

Así lo reconoció el Jefe del Ejecutivo mexicano.

En cuanto a la recuperación en forma de “V”, no está claro que esté ocurriendo. De hecho la mayoría de los análisis indican que la recuperación tardará mínimo tres años.

Y respecto del abandono de las recetas neoliberales, lo que se ve es que sí se abandonó pero sólo en lo que tiene que ver a no aumentar la deuda.

Porque en lo que respecta a la estabilidad macroeconómica, este gobierno lo está haciendo igual, o incluso mejor que los gobiernos neoliberales.

En los últimos días la agencia calificadora Fitch y el Fondo Monetario Internacional (FMI) reconocieron la solidez de la estabilidad macroeconómica de México.

Sin embargo, como lo admitieron los gobiernos neoliberales del pasado, la estabilidad macro es indispensable, pero insuficiente.

La marcha económica nacional está agobiada por la crisis sanitaria que acumula más de 100,000 muertos, por la incertidumbre sobre el inicio de la aplicación de la vacuna y, la posibilidad, por el creciente contagio, de nuevas restricciones, que sin duda impactarán el débil comportamiento del Producto Interno Bruto.

El escenario para la economía nacional está muy lejos de ser positivo,  con la mayoría de los pronósticos que anticipan una tasa de decrecimiento de alrededor de -9 por ciento.

México observa hoy una sólida estabilidad macroeconómica.

Lo que está en duda es si es el mejor momento para tener las mejores calificaciones en términos de estabilidad macroeconómica.

De hecho, la mayoría de los expertos, analistas y representantes del sector privado, aseguran que el gobierno debería optar por un mayor endeudamiento y apoyar al sector productivo.

Hoy la economía mexicana está agobiada no solo por los efectos directos de la pandemia, sino por la ruta que ha escogido el actual gobierno, de confrontación abierta con el sector privado y desaliento a las inversiones privadas nacionales e internacionales.

El viernes se supo de la caída de casi el 10% en el flujo de Inversiones Extranjeras Directas que recibió México.

En paralelo llamaron la atención las declaraciones del jefe de la oficina de la presidencia, Alfonso Romo al proclamar que es necesario tener reglas del juego claras y certidumbre para las inversiones privadas. Las buenas calificaciones macro, son positivas, pero son insuficientes para impulsar el crecimiento y más en medio de la severa pandemia que azota al mundo.

México no parece, todavía, estar en posición de dar lecciones al mundo.

Marco A. Mares

Periodista

Ricos y Poderosos

Ha trabajado ininterrumpidamente en periódicos, revistas, radio, televisión e internet, en los últimos 31 años se ha especializado en negocios, finanzas y economía. Es uno de los tres conductores del programa Alebrijes, Águila o Sol, programa especializado en temas económicos que se transmite por Foro TV.

Lee más de este autor