Luego de haber arrasado en las elecciones, el reto mayúsculo para Andrés Manuel López Obrador será económico.

La cantidad de votos que le permitirán llegar a la Presidencia de la República le dan un enorme respaldo y legitimidad.

Al mismo tiempo representa una enorme responsabilidad para con los millones de personas que creen en él y en sus propuestas.

Arma caliente

Los votos que logró son un arma de doble filo.

Por una parte lo respaldan y apoyan, pero por la otra, los millones de personas que votaron por él aguardan y confían en que de verdad cambie el enorme problema de corrupción que existe en México; que disminuya el elevado índice de violencia, pero sobre todo que supere la situación de pobreza en la que viven millones de mexicanos, que reduzca la marcada desigualdad entre pobres y ricos.

La enorme cantidad de sufragios a favor de López Obrador es en consecuencia un arma caliente. Tiene un voto de confianza y una elevada expectativa de cumplimiento.

Dos mensajes

López Obrador, de la misma forma en que lo hizo a lo largo de su campaña, mostró un par de rostros.

En un primer momento, cuando emite su primer mensaje, una vez que el presidente del Instituto Nacional Electoral, Lorenzo Córdova, había dado a conocer los resultados del conteo rápido, mostró el rostro de un hombre sereno y hasta institucional.

No a expropiación

De entrada y como parte medular de su mensaje se dirigió a los mercados financieros.

Dijo que respetará la autonomía de Banco de México, que mantendrá la disciplina financiera y fiscal; y que respetará los compromisos con los bancos nacionales y extranjeros.

Asimismo, enfatizó que se revisarán los contratos energéticos y si se encuentran anomalías recurrirá al Congreso de la Unión y a los tribunales internacionales, siempre por la vía legal. La intención es erradicar posibles prácticas de corrupción. Reiteró lo que ya había prometido a banqueros y radiodifusoras: no habrá confiscación o expropiación de bienes.

Dijo que su gobierno buscará mantener la estabilidad económica y financiera y evitar una crisis económica.

Pensión universal

Y luego, en el Zócalo ante los miles de personas que acudieron a celebrar el triunfo, mostró otro rostro. Ahí ofreció aumentar al doble la pensión de las personas mayores, desde el primer día.

Y prometió que se va a garantizar que esa pensión sea universal para que la reciban los jubilados del ISSSTE e IMSS, además de todos los discapacitados pobres. Ofrecimientos que sin duda alguna representarán un elevado costo económico, y falta ver cuál será la fuente de los recursos que se entregarán.

Gobierno del pueblo

Ahí, frente a sus seguidores reiteró que su gobierno será del pueblo, para el pueblo y con el pueblo y que sus premisas serán no mentir, no robar y no traicionar al pueblo.

Conference call

Ayer muy temprano, Carlos Urzúa, quien será el secretario de Hacienda en el gobierno de López Obrador, tuvo un conference call con inversionistas y analistas. Ahí reiteró el mensaje de tranquilidad para los mercados.

Dijo que el próximo gobierno ejercerá extrema responsabilidad fiscal; estricto respeto a la autonomía de Banxico; mantendrá el esquema de tipo de cambio flexible; transparencia en el manejo de las autoridades fiscales y regulatoria; que mantendrá las finanzas públicas sanas, reconociendo lo que se ha hecho en las últimas décadas, y propondrá la creación de una oficina confesional de presupuesto (un comité fiscal) y procesar y consultar el alcance de las reformas a través de un adecuado canal institucional.

Trump-TLCAN

El candidato triunfador recibió llamada y mantuvo una conversación de media hora con el presidente de EU, Donald Trump.

Ambos lo informaron a través de sus cuentas de Twitter.

López Obrador aseveró que le propuso a Trump un acuerdo integral; de proyectos de desarrollo que generen empleos en México y con ello reducir la migración y mejorar la seguridad.

Trump dijo “creo que (López Obrador) va a tratar de ayudarnos con la frontera”; “hablamos de comercio, del TLCAN, de un acuerdo separado, sólo México y Estados Unidos”.

Delgada línea

Andrés Manuel López Obrador tiene un enorme reto. Hacer crecer a la economía mexicana, a una tasa mucho mayor de lo que registra, porque así lo prometió; cumplir sus promesas de campaña que implican o un déficit o un mayor endeudamiento.

Es decir, tendrá que caminar por la delgada línea que representa mantener la estabilidad macroeconómica y el cumplimiento de sus promesas de campaña, que resultarán sumamente onerosas para las finanzas públicas. El objetivo de abatir la corrupción sin duda es muy positivo, todavía falta que plantee cómo lo hará. Será muy importante conocer si respetará e impulsará el entramado institucional anticorrupción.

Su actuación y decisiones de gobierno serán vigiladas por las calificadoras internacionales y los inversionistas y analistas de los mercados y del rumbo que tome, será el tipo de reacción que tomen quienes manejan los capitales. Y a la vez, de su actuación y decisiones dependerá el tiempo que perdure la luna de miel entre su gobierno y los miles de ciudadanos que votaron por él.

Al tiempo.

ATISBOS

Vale la pena el reconocimiento al INE que preside Lorenzo Córdova. Hicieron un gran trabajo. Fue un gran ejercicio democrático que enaltece la labor de las autoridades electorales. Y a José Antonio Meade, que con valor y honestidad salió a reconocer su derrota incluso antes de que fuera oficial.

Marco A. Mares

Periodista

Ricos y Poderosos

Ha trabajado ininterrumpidamente en periódicos, revistas, radio, televisión e internet, en los últimos 31 años se ha especializado en negocios, finanzas y economía. Es uno de los tres conductores del programa Alebrijes, Águila o Sol, programa especializado en temas económicos que se transmite por Foro TV.