Morena y sus aliados en la Cámara de Diputados le redujeron al INE su presupuesto para 2022 a sabiendas que al organismo que preside Lorenzo Córdova le toca organizar para ese año las elecciones de gobernador en Aguascalientes, Durango, Hidalgo, Oaxaca, Quintana Roo y Tamaulipas, las municipales en Durango y las legislativas en Quintana Roo. Además, debe encargarse del proceso que determinará si se le revoca o no el mandato al presidente Andrés Manuel López Obrador y también organizar alguna consulta popular que pudiera surgir.

El INE solicitó 18,827 millones 740,000 pesos. Incluidos en esta cantidad había 3,830 millones 450,000 para realizar la consulta de la Revocación del Mandato de AMLO y 1,913 millones 130,000 para alguna consulta popular que los mexicanos lograran impulsar. De esta cantidad —5,743 millones 580,000 pesos— se regresaría el 100% a la Tesorería de la Federación en caso de no realizarse ambas consultas o lo que sobrara en caso de efectuarse sólo una de ellas.

Sin embargo, los diputados morenistas, petistas y verdes decidieron solo darle 13,914 millones 742,268 pesos (sin considerar el financiamiento a los partidos políticos), 26.1% menos que lo solicitado, a pesar de que Córdova y otros consejeros del INE habían advertido que tal reducción dejaría al Instituto sin los fondos necesarios para organizar la revocación tal como lo ordena la Ley Federal de Revocación de Mandato y cancelaría la posibilidad de realizar una consulta popular en 2022.

Los legisladores lopezobradoristas dijeron que el INE debía reducir sus gastos y en caso de ser necesario usar los 1,353 millones 90,000 pesos que tiene depositados en tres fideicomisos, lo cual es ilegal a todas luces puesto que ese dinero está destinado a usos específicos como son el pasivo laboral del Instituto, el mejoramiento de su infraestructura inmobiliaria y el mejoramiento de sus módulos de atención ciudadana.

Antes y después de que se consumara la reducción presupuestal, varios diputados de Morena me dijeron que sabían muy bien que al INE no le iba a alcanzar el dinero para organizar las elecciones del año entrante y la revocación de mandato y que el objetivo que perseguían era desprestigiar a Córdova y otros consejeros electorales ante la mayor cantidad de mexicanos, acusándolos de entorpecer la consulta y actuar en contra de la democracia directa que Andrés Manuel y sus seguidores dicen defender.

Al restarle fondos al INE, los morenistas y sus aliados lograron lo que se propusieron en vista de que el viernes pasado el Consejo General del INE, aduciendo no tener el presupuesto necesario, determinó posponer temporalmente la realización de la revocación de mandato. Seis de los 11 consejeros votaron a favor de la medida: Córdova, Ciro Murayama, Dania Ravel, Jaime Rivera, José Roberto Ruiz y Claudia Rivera.

Córdova no dudó en deslindar la responsabilidad de la decisión del INE al decir: “Quiero ser claro, hoy no es el INE el que pone en riesgo la celebración de una eventual Revocación de Mandato, sino quienes tomaron la decisión política de negar los recursos que se requieren para que este proceso se lleve a cabo con todas las garantías de legalidad y certeza”.

Es indudable que quienes tomaron esa “decisión política” son AMLO y sus diputados. Todo para restarle credibilidad al INE.

Twitter: @ruizhealy

Facebook: Eduardo J Ruiz-Healy

Instagram: ruizhealy

Sitio: ruizhealytimes.com

Eduardo Ruiz-Healy

Periodista y productor

Columna invitada

Opinador, columnista, conferencista, media trainer, 35 años de experiencia en medios de comunicación, microempresario.

Lee más de este autor