El nuevo dirigente de la Asociación de Bancos de México (ABM) —a partir del próximo mes de marzo durante la Convención Bancaria, cuando tome posesión—, será Luis Niño de Rivera, el vicepresidente de Banco Azteca.

El viernes pasado resultó electo en un proceso democrático realizado a través de votación unitaria, en la que los 50 presidentes y directivos de los bancos que operan en México entregaron su voto en sobre cerrado a un notario público y éste los abrió, contó los votos y comunicó el nombre del ganador al actual presidente de la ABM, Marcos Martínez Gavica.

Por segunda ocasión consecutiva se llevó a cabo exactamente el mismo ejercicio democrático que realiza el gremio de los banqueros con el mismo esquema.

El contexto

Niño de Rivera llega al liderato de los banqueros en una circunstancia singular para México y para la operación de los bancos, con el inicio del sexenio de Andrés Manuel López Obrador y su partido político: Morena, que en distintas ocasiones ha generado nerviosismo por sus radicales iniciativas.

Dos de ellas, relacionadas directamente con el sistema financiero: la que propone modificar y fijar las comisiones bancarias y la que propuso eliminar las administradoras de fondos para el retiro (afore) para crear una sola, operada por el gobierno.

El gobierno lopezobradorista se ha deslindado de tales iniciativas e incluso se ha pronunciado y comprometido a no modificar las comisiones bancarias en los próximos tres años.

Quedó claro que no lo hará en ese periodo de tiempo. Pero mantiene la incertidumbre de que pudiera ocurrir luego de ese plazo.

Más cuando el principal promovente, Ricardo Monreal, ha dicho que persistirá en el intento e incluso Tatiana Clouthier ha aseverado que más temprano que tarde se aprobará la iniciativa que busca modificar las comisiones bancarias.

Contener tales iniciativas legislativas, será dos de los más importantes retos del nuevo líder de los banqueros.

Banca de vanguardia

Al mismo tiempo tendrá que continuar el camino que inició el todavía presidente en funciones de la ABM, Martínez Gavica, en coordinación con el gobierno mexicano, a través de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público que encabeza Carlos Urzúa y el Banco de México que gobierna Alejandro Díaz de León para la modernización, ampliación de la inclusión financiera y reducción del uso de efectivo.

El propósito es bancarizar a 30 millones de personas; aumentar el crédito a doble dígito durante el sexenio y otorgar 1 millón 300,000 créditos hipotecarios adicionales a los créditos de interés social y los programas oficiales, además de apoyar a 250,000 pymes.

Para Martínez Gavica la banca está lista para apoyar a un gobierno y a una sociedad que necesita crédito y necesita crecer.

La banca está en uno de sus mejores momentos.

Lleva 17 años prestando con crecimiento de dos dígitos.

La banca está tan sólida que desde hace tres años cumple con los requerimientos de Basilea III.

México es uno de los tres sistemas financieros en el mundo que ya cumple con esa normatividad internacional que se creó en respuesta a la crisis financiera del 2008.

Con la nueva estrategia se logrará tener en México un nuevo y muy moderno sistema de pagos, en donde con un teléfono inteligente se podrán hacer pagos y cobros entre las personas.

Un objetivo adicional es que se pueda realizar la dispersión de recursos de los programas sociales.

En este tema, aparentemente no hay mayor problema entre los bancos.

Banco Azteca recibió en asignación directa por parte del gobierno mexicano la producción y distribución de las tarjetas para el Programa de Bienestar que beneficiará a 25 millones de mexicanos.

La presidenta de la comisión antimonopolios, Alejandra “Jana” Palacios, criticó la asignación directa. Comentó que, aunque es legal, debía haberse sometido a un proceso de competencia. Lo hizo a través de un artículo periodístico. Banco Azteca días después decidió denunciar a Palacios ante el Órgano Interno de Control. El tema está en curso.

Difuminan desabasto

Con el paso de unos cuantos días y luego de la advertencia de un potencial desabasto, finalmente en Cofepris se habrían puesto las pilas y comenzaron a liberar los permisos de importación, con lo que se habría difuminado el fantasma del desabasto de medicamento.

La Canifarma que dirige Rafael Gual asegura que ya quedan pocos permisos de importación por liberarse, aunque todavía hay rezagos en la renovación de registros sanitarios o en la prórroga de los mismos y modificaciones a las condiciones de registro.

ATISBOS

PIB.- Lo que llamó la atención es que la Secretaría de Hacienda que encabeza Carlos Urzúa reconoció —en la presentación del primer informe sobre la situación de las finanzas públicas— que este año la economía mexicana crecerá a 2 por ciento.

Es el mismo nivel de crecimiento que ha registrado la economía mexicana en los últimos 30 años.

Es el mismo nivel que ha sido severamente criticado.

El presidente de México ha responsabilizado a los gobiernos neoliberales de mantener tan mínima tasa de crecimiento.

Lo paradójico es que en su primer año de gobierno incluso defiende que se alcanzará ese nivel.

Podría ser incluso, ha dicho, hasta de un poco más de 2 por ciento.

Está claro que sería demasiado exigir que en su primer año de gobierno lograra 4% que prometió durante su campaña. Pero no falta quienes dicen que no es lo mismo criticar desde la oposición, que gobernar.

Pero sobre la controversia natural, el titular de Hacienda ha atemperado la promesa y ha dicho que el objetivo es alcanzarlo para la mitad del sexenio.

Marco A.Mares

Periodista

Ricos y Poderosos

Ha trabajado ininterrumpidamente en periódicos, revistas, radio, televisión e internet, en los últimos 31 años se ha especializado en negocios, finanzas y economía. Es uno de los tres conductores del programa Alebrijes, Águila o Sol, programa especializado en temas económicos que se transmite por Foro TV.