Sé que el dicho es al revés. Pero lo expuesto por el jefe de gobierno del Distrito Federal, Miguel Ángel Mancera, que la seguridad en la capital del país está garantizada’’ cuando se ha perpetrado 23 asesinatos con arma de fuego o alto impacto en las últimas 72 horas, me hace dudar, como la explicación dada de que una banda de perros sicarios’’, arrancó la vida a seis personas y no sé cuántas más, en el Cerro de la Estrella de Iztapalapa.

Su servidor no es tan cándido como Ricardo Alemán, columnista de El Universal, a quien Macera llevó ante peritos del Servicio Médico Forense (SEMEFO), para explicar que los canes son los responsables y él dijo s풒. Si hubieran estado reporteros que conocen de esos, les juro que hubieran salido como ovejas, trasquilados, pero en fin así es el periodismo abarrotero en México.

Tan errada se encuentran la Comunicación Social en la capital, que maneja ¡ojo! todas las Direcciones de Comunicación de las dependencias de la Ciudad de México, en manos de un tal Fernando Macías, que llegó ahí por pago de cuotas’’ del actual Jefe de Gobierno con la ahora, flamante legisladora federal Alejandra Barrales, que se tienen que dar palos de ciego.

Sino recordamos algo de este sainete comunicacional del hoy enero del 2013. El gobierno de la Ciudad ha incurrido en temores’’ tan de principiantes de dar a conocer homicidios violentos, que Rodolfo Fernando Ríos Garza, titular de la Procuraduría General de Justicia del Distrito Federal (PGJDF), tuvo que corregir la cifra de 19 muertos por arma de fuego y situarlo en 23, aunque en verdad dijo 22.

Luego de un evento donde se entregó 30 patrullas y motocicletas a elementos de la Secretaría de Seguridad Pública (SSPDF) del Distrito Federal en la delegación Iztapalapa, flanqueado con sus dos supuestos brazos derechos en seguridad, del responsable de la prevención, Jesús Rodríguez Almeida y el abogado de los capitalinos, Ríos Garza, Miguel Ángel Mancera, habló como político y no como lo fue y se le creía, exprocurador.

Aceptar primero que los asesinatos violentos en 8 de las 16 Jefaturas Delegacionales en las que se divide la Ciudad de México, ocurridos en los últimos tres días se encuentran fuera de parámetros normales’’ y que confía en que la curva vuelva a normalizarse’’, no se entendió claramente lo qué quiso decir, pero en fin, añadió que no habrá impunidad’’.

Sí esos crímenes realizados con armas de fuego, pese a que las 16 Delegaciones capitalinas e incluso la Iglesia Católica mexicana, exhortaron a ciudadanos que tienen en sus hogares o cuentan con alguna de ellas entregarla y cambiarla por dinero, despensas, juguetes y todo lo que se les ocurra, no es impunidad, entonces no sabría cómo definirla.

El punto importante aquí es que no habrá impunidad’’, así de tajante expresó el exprocurador, que gano las elecciones de calle, pese a no ser político de alcurnia y obtener la Jefatura de Gobierno, lo que lleva a que sus palabras están sonando más a populismo’’ que a realidad.

Por qué se critica a la Comunicación Social de su gobierno, simple la historia de los canes asesinos’’ ahora en calidad de huérfanos y elegibles para ser adoptados, mantiene la teoría que fue una jauría de perros asesinos, responsables de la muerte a infortunados habitantes de las inmediaciones del Cerro de la Estrella o visitantes.

Ahí va la muestra. El abogado de los defeños, Ríos Garza a mediodía, confesó que el número real de muertos entre sábado y domingo fue de 22 personas en diversos hechos y colonias de las delegaciones Tláhuac, Iztacalco, Álvaro Obregón, Iztapalapa, Azcapotzalco, Cuauhtémoc, Gustavo A. Madero y Venustiano Carranza.

O sea ¿No? En el 50% del territorio capitalino se cometieron ese número de crímenes, sin obviar los otros del mismo calado, aunque sean por arma blanca o demás. Esto en no poco más de un mes del gobierno del exprocurador a quien todo mundo le creía todo, no por los órganos de comunicación social perredistas de entones, porque no todos le eran afines y no hablaba como político.

Después de la confesión pública del Procurador, el área de Comunicación Social de la PGJDF dio a conocer otros cuatro asesinatos más con arma de fuego, los que horas antes Ríos Garza ya había contabilizado en 22, pero después surgió otro comunicado más de un crimen más pero del lunes en la delegación Álvaro Obregón, que da un total de 23 homicidios dolosos.

Aunque haya estudiado periodismo, por mi paso ante la endeble educación pública, aprendí a contar que 22 más uno, dan 23.

¿Entonces? El 15 de enero, saldrán a relucir más muertos. ¿Los estarán dosificando para que los capitalinos no caigan en alarma máxima?

Es pregunta.

COMMODATO

Si la capital, se encuentra asombrada por estos hechos, en el Estado de México no cantan mal las rancheras, en un solo día aparecieron regados en diferentes puntos del conocido Valle de Toluca, 10 cuerpos desmembrados, decapitados, huellas de tortura y tiro de gracia.

¿Acaso la violencia extrema está llegando a los alrededores y la Ciudad de México?

En la plaza mexiquense el mayor número de ejecutados en un solo día sigue siendo el de septiembre del 2008, cuando aparecieron 24 hombres en inmediaciones de La Marquesa’’, con todas las huellas de cometido por el crimen organizado.

¿Se acuerdan?