Después de la 9ª Cumbre de Líderes de América del Norte efectuada en Washington el pasado día 18, los gobernantes de México, Estados Unidos y Canadá emitieron una declaración conjunta cuyo título —Reconstruyendo Mejor Juntos— es, curiosamente, similar al lema de la campaña electoral del entonces candidato presidencial Joe Biden en 2020, que fue Build Back Better (Reconstruir Mejor).

Build Back Better es, además, el nombre de la ley aprobada el viernes pasado por la Cámara de Representantes que, en el remoto caso de que sea aprobada sin cambios por el Senado, permitirá invertir 1.7 billones de dólares en diversos programas sociales y ambientales durante la próxima década.

Me pregunto por qué el documento no se tituló Por el Bien de Todos, Primero los Pobres, que fue el lema de la campaña electoral de 2018 del presidente Andrés Manuel López Obrador, o Forward. For Everyone (Adelante. Para Todos), que fue el que utilizó el primer ministro Justin Trudeau en su campaña de este año. Ambos también hubieran sido títulos adecuados para una declaración conjunta que no pasa de ser una relación de buenas intenciones.

Así como también es una lista de buenas intenciones otro documento emitido después de la reunión trilateral, la Hoja de Ruta: Principales Resultados en la Cumbre de Líderes de América del Norte 2021.

La declaración conjunta resume lo que AMLO, Biden y Trudeau acordaron durante sus pláticas, mientras que la hoja de ruta detalla las acciones a seguir en “apoyo a esos objetivos concretos”.

¿Por qué afirmo que ambos documentos sólo son una relación de buenas intenciones?

Porque en ninguno se especifica el cómo, con qué y con quién se alcanzará cada “objetivo concreto”.

Por ejemplo, la primera “acción concreta” que se anota en la hoja de ruta dice: “Apoyar a la región por medio de donaciones de vacunas al resto del continente, con especial atención al Caribe, con el propósito de garantizar que todos tengan acceso a la vacuna lo antes posible”.

Dicha acción es muy loable, pero no especifica el número de vacunas que se donarán ni a qué países, y tampoco detalla si la ayuda al Caribe será sólo a los 13 países que ahí se localizan o también para los 20 territorios que pertenecen a distintos países europeos o a EU. Garantizar el acceso a la vacuna “lo antes posible” no compromete a ninguno de los tres gobiernos a cumplir el objetivo dentro de un periodo determinado.

Otra “acción concreta” que muchos hemos escuchado durante las últimas décadas, sin que nada concreto haya ocurrido, es ésta: “A fin de prevenir y combatir la epidemia de opioides, se comprometieron a continuar el Diálogo sobre Drogas de América del Norte (NADD). Los tres países se comprometieron además a proteger a nuestras comunidades de los daños que surgen del tráfico de armas de fuego al que se enfrenta Norteamérica”.

Es irónico que esta acción se adoptara un día después de que los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC) anunciaran que de abril de 2020 a abril de este año las muertes por sobredosis de drogas en EU llegaron a 100,306, que es 29% más que las que se registraron de abril de 2019 a abril de 2020.

La 9ª Cumbre generó muy buenas intenciones. Esperemos que más temprano que tarde resulten en “acciones concretas”.

Facebook: Eduardo J Ruiz-Healy

Instagram: ruizhealy

Sitio: ruizhealytimes.com

Eduardo Ruiz-Healy

Periodista y productor

Columna invitada

Opinador, columnista, conferencista, media trainer, 35 años de experiencia en medios de comunicación, microempresario.

Lee más de este autor