Quizá hubiera sido más fácil justificar el mensaje como el medio informe de gobierno, por estar iniciando ayer la segunda mitad del año. Porque creer en una ingenua y desinteresada buena intención de simplemente informar, tan buena noticia, de la creación de más de medio millón de empleos, a tres días de las elecciones es totalmente imposible.

¿Qué es lo que no hizo ayer Felipe Calderón? En primer lugar, no abrió ninguna cadena nacional para hacer su anuncio. Es sorprendente que políticos con mucha experiencia confundan un mensaje presidencial con una cadena nacional.

El Presidente tampoco mintió. Todo y cada uno de los datos económicos que dio la tarde de ayer son ciertos y corroborables. Ni siquiera el dato de creación de empleos tiene mayores matices, más allá del carácter temporal de algunas plazas.

Pero ¿qué es lo que sí hizo Calderón? Abusar de su condición de máxima autoridad del país para ser escuchado sin restricciones, sin cuestionamientos previos sobre el contenido de sus palabras. Los medios acudimos a su convocatoria, en primerísimo lugar, porque es el Presidente.

Sí, Calderón se colgó de un dato, sí, positivo, sí, histórico, para hacer proselitismo político en medio de uno de los mayores retos electorales que enfrenta su partido.

En menos de una semana, Felipe Calderón ha anunciado la eliminación de la Tenencia para autos nuevos con precio menor a 250,000 pesos; la eliminación de trámites fiscales inútiles y un dato estadístico que corresponde al limitado mundo de los empleos formales registrados ante el IMSS.

Tiene que ser que los estrategas electorales calculan que esto puede tener un impacto positivo en las expectativas de algunos de sus candidatos para el próximo domingo. Porque de lo contrario, no se expondría el Presidente a que los números lo desmientan durante los siguientes meses.

A pesar de que el Secretario de Hacienda se aventó el muy ambicioso pronóstico de crear 1 millón de empleos en todo este año, y de que parecería que medio millón a medio año está en línea con el pronóstico, la realidad es que la desaceleración del crecimiento se antoja como el escenario más viable para la segunda mitad del 2010.

Apenas unas horas antes del muy optimista mensaje presidencial, el Banco de México dio a conocer su tradicional encuesta mensual entre una treintena de especialistas del sector privado en materia económica. Y sus cálculos hablan de algo diferente a lo que estima el Presidente.

Por primera vez, en lo que va del año, los especialistas consultados por Banxico han bajado su expectativa en cuanto a la creación de empleos.

Desde enero y hasta el mes pasado, habían incrementado constantemente el número de plazas esperadas para este año.

En la encuesta hay una baja. Pero no acaba ahí la cosa. Resulta que los especialistas esperan que a lo largo de este año se crearán 508,000 empleos registrados ante el Instituto Mexicano del Seguro Social. ¡Sí! Menos de los que anunció Calderón para el corte de medio año.

Es un hecho que el valor de la creación de plazas laborales para un Mandatario que se vendió como el Presidente del Empleo es muy alto. Pero con una clase política tan inmadura como la que tiene enfrente, no puede darse el lujo de equivocarse.

Tiene un Secretario del Trabajo que está dedicado de tiempo completo a lograr que se creen empleos, entre otras cosas, promoviendo la indispensable reforma laboral. Pero los mezquinos que arrasarán el domingo ya tomaron la decisión, quieren levantar los pedazos de país que queden en el 2012, después de que ganen, según calculan, las elecciones presidenciales.

Calderón hizo muy mal en desesperarse y salir a hacer campaña electoral con el tema laboral. Porque lo que se ganó fue lo que hoy seguro estamos leyendo y escuchando en todos lados: el repudio de la nomenklatura tricolor.

La primera piedra

Tal parece que muchos gobernadores están decididos a no dejar que el presidente Calderón se lleve el mérito de haber terminado con la Tenencia el último día del 2011, y quieren tomar la iniciativa negociando su eliminación.

El mejor ejemplo lo puso Querétaro que quedará inscrito como el pionero de la eliminación de este absurdo impuesto. Pero tal parece que muchos más se quieren sumar antes de esa fecha fatal.