Viene una tormenta eléctrica. No es natural, es autogenerada. Su formación permite prever que será de gran magnitud. La fuerza y estridencia de sus rayos impactará en México, Estados Unidos, Canadá y hasta la Unión Europea.

El centro de origen de esta tormenta eléctrica es la nueva política del gobierno de la 4T, que limita a las energías renovables: eólica y solar.

Se pronostica una lluvia de litigios que podría derivar en un conflicto internacional con los principales socios comerciales de México: Estados Unidos y Canadá y, además, con la Unión Europea.

Se trata de una nueva política que limita a la inversión y la competencia entre inversionistas privados y favorece a la Comisión Federal de Electricidad como agente preponderante en el mercado, por decisión gubernamental.

Eso ha provocado una oleada de protestas de los organismos empresariales: el Consejo Coordinador Empresarial, la Coparmex, la Concamin, la Asociación Mexicana de Energía Solar (Asolmex) y la Asociación Mexicana de Energía Eólica (Amdee), entre otras, que defienden inversiones realizadas por 20,000 millones de dólares y, en proceso, por 6,000 millones de dólares.

La nueva política eléctrica se basa en un acuerdo administrativo, cuyo origen y publicación está siendo cuestionado.

Para el sector privado, se trata de una nueva política energética y, en consecuencia, implica un cambio de reglas.

Desde su punto de vista, el gobierno de Andrés Manuel López Obrador, desconoce las reglas establecidas en gobiernos previos, para las inversiones en el sector eléctrico.

Hay que recordar que en materia de generación y comercialización de energía eléctrica, la reforma constitucional permitió la apertura a la inversión privada.

El gobierno lopezobradorista está en contra de  esa política energética.

En días pasados lo resumió en una frase: “ya no son los intereses particulares los que dominan México, por legítimos que sean”

El gobierno de la 4T está dando marcha atrás a la reforma constitucional, sin modificar la Carta Magna; busca desconocer las reglas del juego en el sector eléctrico, por la vía administrativa.

No se trata de un acuerdo administrativo aislado, sino de una política eléctrica que implica —de acuerdo con lo que describen los voceros de la 4T— “el fin de los abusos y privilegios de las empresas transnacionales generados con la privatización energética en el sexenio de Enrique Peña Nieto”.

La secretaria de Energía y la Comisión Federal de Electricidad, encabezadas por Rocío Nahle y Manuel Bartlett, en sendos comunicados de prensa, hablan del mismo objetivo: alcanzar la autosuficiencia energética.

La manzana de la discordia entre las partes es el Acuerdo por el que se emite la Política de Confiabilidad, Seguridad, Continuidad y Calidad en el Sistema Eléctrico Nacional. Lo emitió el Centro Nacional de Control de Energía (Cenace).

Después (el viernes pasado), el mismo día en que renunció —presuntamente porque se negó a dar fast track para publicar el acuerdo, sin que se sometiera a consulta pública— el comisionado presidente de la Comisión Nacional de Mejora Regulatoria (Conamer), César Hernández, se publicó en la edición vespertina del Diario Oficial de la Federación.

CFE dice que la Política de Confiabilidad no vulnera el Estado de Derecho.

El embajador de Estados Unidos en México, Cristopher Landau, dice que sí es un cambio de reglas.

La Embajada de Canadá y la delegación de la Unión Europea (UE) en México afirman que pone en riesgo inversiones y proyectos de energía limpia.

El CCE, la American Chamber/México, y el Consejo Ejecutivo de Empresas Globales piden se revoque la “Política de Confiabilidad” que ilegalmente impuso la Sener.

Viene una tormenta eléctrica de pronóstico reservado

Atisbos

MICROCRÉDITO.- El gobierno de la CDMX, a través de la Secretaría de Desarrollo Económico de Fadlala Akabani, ha destinado 5,662 millones de pesos para otorgar créditos —con 0% de interés, cuatro meses de gracia y 24 meses para pagar— por 10,000 pesos a las mipymes de las 16 alcaldías.

Marco A. Mares

Periodista

Ricos y Poderosos

Ha trabajado ininterrumpidamente en periódicos, revistas, radio, televisión e internet, en los últimos 31 años se ha especializado en negocios, finanzas y economía. Es uno de los tres conductores del programa Alebrijes, Águila o Sol, programa especializado en temas económicos que se transmite por Foro TV.