El PRI gana las gubernaturas del Estado de México, Coahuila y Nayarit el próximo tres de julio, de acuerdo con las encuestas dadas a conocer la semana pasada. La diferencia que el PRI saca en esas entidades al PAN y al PRD es enorme. En las tres ya gobierna y repetiría una vez más.

En el Estado de México el candidato Eruviel Ávila, del PRI, obtendría 50.5% de los votos; Alejandro Encinas, del PRD, 21.7% y Luis Felipe Bravo, del PAN, 15.9 por ciento. La diferencia del PRI con el PRD es de 28.8 puntos y con el PAN de 34.6 puntos. (GCE, 26/05/11).

EL PAN y el PRD, de haberse dado la alianza, estarían en mejores condiciones que ahora. La suma de sus votantes es de 37.6 por ciento. De todos modos pierden frente al PRI, pero la diferencia es de 12.9 puntos, lo que los colocaría en una posición más competitiva. Quienes abortaron la alianza deben explicar su contribución al fracaso.

La tendencia, en la medición diaria, es que crece el candidato del PRI, se mantiene el del PAN y baja el del PRD. De esta campaña deben lamentarse las agresiones que ha recibido el panista de estudiantes de la UNAM-FES Acatlán y sindicalistas del SME, quienes se revelan como intolerantes y antidemocráticos.

En Coahuila, el candidato Rubén Moreira, del PRI, obtendría 61.7% de los votos; Guillermo Anaya, del PAN, 15.5%; Germán Fuantos, del PRD, 1.9%, y Jesús González, del PT, 0.3 por ciento. La diferencia del PRI con el PAN es de 46.2 puntos, con el PRD de 59.8 puntos y con el PT 61.4 puntos (Consulta Mitofsky, 26/05/11).

El candidato priísta, de acuerdo con la misma encuesta, es reconocido por 97.7% de los electores; 62.2% tiene una buena opinión de él. Otros elementos que pueden ayudar a entender su ventaja es que 55.7% de los coahuilenses se identifica con el PRI y sólo 13.2% con el PAN; y que 90.3% está de acuerdo con la gestión que realizó Humberto Moreira, su hermano.

En Nayarit el candidato Roberto Sandoval, del PRI, obtendría 49% de los votos; Martha Elena García, del PAN, 33%; Guadalupe Acosta Naranjo, del PRD, 17.0 %, y Nayar Mayorquín, del PT-Convergencia, 1 por ciento. La diferencia del PRI con el PAN es de 16 puntos, con el PRD de 32 puntos y el PT-Convergencia 48 puntos (El Universal, 18/05/11).

La alianza PRD-PAN hubiera sido muy competitiva o incluso podría haber ganado, como lo hizo en Oaxaca, Puebla y Sinaloa. Ahora, la suma de sus votantes es de 50% y llegaría a 51% si se añade 1% que tiene el PT-Convergencia. Tendrían uno o dos puntos arriba del PRI.

A 34 días de las elecciones, se ve muy difícil, incluso imposible, que el PRI pueda perder estos tres estados. Todo indica que la derrota del PRD y el PAN será por porcentajes muy altos. ¿Qué explica sus bajos porcentajes electorales? ¿Qué hubiera pasado si iban en alianza? El PRI, por lo pronto, se alzará con la victoria.