Alrededor de media noche estaba a punto de dormirme y, gracias a mi mala costumbre de revisar mis correos en la Black Berry del trabajo, me encontré con este correo que me forwardeó mi amiga Dora de la Preparatoria de El Chamizal y que les comparto:

Hoy quiero hablar de algunas cosas positivas que nos ha dejado este tiempo especialmente doloroso para Ciudad Juárez:

  1. Hoy volvemos a manejar con cortesía, nadie se mete en la línea del puente, no se oyen maldiciones de carro a carro y no es porque de repente los conductores de Juárez aprendimos a manejar correctamente. Ahora nadie te critica si vas despacio, o no hiciste lo correcto, no se oyen bocinas con recordatorios maternales, respetamos mejor las reglas de tráfico, nos hemos vuelto más tolerantes, menos irritantes en las horas pico.
  2. Ahora volvieron los domingos familiares, comidas caseras con la familia extendida; llamamos más a los parientes lejanos, y los que están fuera están más pendientes de los de aquí. Queremos saber si la tía está bien o si las primas traerán a los nuevos miembros para que juntos celebremos la vida.
  3. Por la noche cenamos juntos, nos recogemos temprano, nos desvelamos menos, nos sentimos más seguros en el hogar que en las calles.
  4. Las madres despegadas están más pendientes de los jóvenes y ellos a su vez están más conectados con la actividad en casa.
  5. Los estudiantes se reúnen a estudiar, y eso hacen. Regresan temprano a casa y permiten que los padres los recojan.
  6. Andamos más en grupo; somos más serviciales y nos agrupamos entre iguales. Ya no más llaneros solitarios.
  7. Dejamos recados en el refrigerador de dónde estamos con teléfono y dirección, conocemos más a los amigos de nuestros hijos, y permitimos menos que se queden fuera de casa.
  8. En fiestas de cumpleaños gozamos los juegos de mesa y la bohemia con guitarras o Karaokes.
  9. Le bajamos de volumen a los estéreos en las trocas con música de banda y narco-corridos, y somos incapaces de molestar a algún vecino por el volumen de la música.
  10. Si alguien no llega a tiempo a una cita, lo buscamos y nos aseguramos de que esté bien. Hasta los doctores llaman a sus pacientes.
  11. Evitamos los anuncios luminosos, los grandes anuncios espectaculares y la música publicitaria estruendosa; así que le bajamos a la contaminación visual y auditiva.
  12. En los negocios de servicio, se redoblaron los esfuerzos para captar clientes y te atienden como rey en todas partes. En los bancos hasta te hacen buena cara. En los restaurantes se pulen mucho en el servicio y en el sazón, y qué decir de los precios, hay promociones en todos los negocios que han sobrevivido y que compiten por pocos pero fieles usuarios.
  13. Todos cuidamos nuestros trabajos, bendecimos a nuestros empleadores y la calidad y la excelencia al fin tienen su justa dimensión.
  14. Las iglesias están llenas, todos estamos buscando a Dios. Sabemos que necesitamos un milagro. Oramos más. Cuidamos todo, apreciamos lo que tenemos. Agradecemos cada día la vida y lloramos nuestras pérdidas. Y seguimos aquí, en esta tierra que bendecimos y amamos.
  15. Y aquí está el Grupo Amanecer, no con todos los miembros originales pero si con su esencia, jóvenes talentosos locales que a los de los 70's y los de Queso Pan y Vino, nos recuerdan y regalan la pasión de entonces, cuando queríamos cambiar al mundo con amor... volvamos a creer que el amor todo lo puede.

Por los que seguimos en pie de lucha, por los que se nos adelantaron, por los que ya no viven aquí, por nuestros hijos, por las generaciones venideras, por AMOR...

Las cosas cambian y nosotros también.

Se los quise compartir porque de esto podemos y debemos aprender

¡Ah! Mi ex novio es uno de los del grupo Amanecer y hasta ahora, 25 años después, me lo vuelvo a encontrar en Youtube.

¡Qué maravilla!