El 19 de enero del 2006 inició en México una campaña electoral inolvidable para muchos, cerrada como no se recuerda otra, polarizante al grado de que sus efectos aun los vivimos.

En ese contexto, a Joaquín López-Dóriga se le ocurrió crear un espacio para analizar las estrategias de campaña, los actores políticos, los discursos, los debates; no se trataba de un análisis político tradicional sino más coyuntural, un análisis de los movimientos y los ardides que se utilizaban para ganar la elección. Ese espacio, por iniciarse un miércoles 15 de marzo, fue bautizado por Joaquín como Mesa política de los miércoles, moderada por él y a la que invitó a Pepe Fonseca, periodista con una memoria extraordinaria, con un gran oficio y con una mente lógica muy hecha para el debate; a René Casados, en una faceta que pocos le conocían, ya que es egresado de la licenciatura en Ciencias Políticas y ha participado en muchas campañas públicas y privadas siendo un especialista en imagen, en lenguaje y en contenido de discursos, y a mí, que me invitaban por tener cercanía con los datos que arrojaban las encuestas en esos momentos y que daban idea de lo que podría pasar. Pues bien, esa mesa que originalmente estaba destinada a cubrir la campaña y durar a lo más cinco meses ha cumplido ya más de 10 años, casi 500 programas en vivo y desde ahí hemos visto muchos cambios, de entre ellos enumero algunos:

Hemos seguido las estrategias, los conflictos, las campañas y los resultados de dos elecciones presidenciales, de 51 elecciones a gobernador, de cuatro elecciones de la Cámara de Diputados y dos de la Cámara de Senadores y muchas elecciones municipales, exponiendo excesos, suciedades, violaciones a la ley, anulaciones, etcétera.

De la campaña del 2006 a la fecha se ha reformado dos veces la ley electoral, han cambiado las reglas, han destituido a un presidente del entonces IFE, ha desaparecido esa institución y se ha creado otra, se regularon los medios, los recursos, los discursos, los debates, etcétera. Hacer campaña es muy distinto a lo que se hacía en el 2006 y los cambios los hemos comentado, criticado y, en su caso, alabado.

Hemos sido testigos de tres mundiales de futbol, de dos olimpiadas, de al menos tres graves crisis económicas contando la que hoy se vive en México; Joaquín ha disfrutado con su Pumas campeón; René con el América y yo no, porque sigo esperando que Cruz Azul deje los subcampeonatos; también hemos visto como el beisbol mexicano se trae el campeonato del Caribe con equipos de Culiacán, Mazatlán y Ciudad Obregón.

El 15 de febrero del 2006, cuando iniciamos la mesa, aunque usted no lo crea, Twitter existía: el primer tuit se envió en marzo de ese año y hoy no sólo es una red social sino una fuente de información.

En cada elección nos preguntábamos como estaban básicamente tres opciones: PAN, PRI o PRD, porque entre ellos se dirimían las contiendas; después veríamos cómo surgían las alianzas y ya en el 2015 otras dos opciones: independientes y Morena.

En ese momento, eran temas tabú el permitir a una mujer interrumpir un embarazo, los matrimonios entre personas del mismo sexo y no se diga de la posibilidad de que una pareja de homosexuales pudiera adoptar:

Hoy ya hay leyes en muchos estados e incluso la Suprema Corte de Justicia de la Nación se ha manifestado a favor de esos derechos; también era impensable discutir, como hoy se hace permitir, el uso de la mariguana.

A nivel personal, en esos 10 años los miembros de la mesa hemos sufrido tragedias personales: Pepe por la pérdida de un hijo: René y yo la de nuestros respectivos papás; en mi caso, la delincuencia ha golpeado fuerte a mi círculo cercano, mis hijos han pasado de ser jóvenes a adultos y yo he notado que cada día los quiero más.

Hoy descubro que aquella idea que Joaquín López-Dóriga tuvo hace 10 años me ha marcado, ya que es una de las aventuras más emocionantes y aleccionadoras que he vivido: he viajado con la mesa a transmitir en varios estados; hemos tenido diferencias dentro y fuera del aire porque afortunadamente no todos pensamos lo mismo, pero nunca ha pasado de unos gritos que al final del programa terminan en amistosa plática. A 10 años de distancia agradezco a Joaquín la oportunidad y la enseñanza, y a mis ahora hermanos René y Pepe por considerarme digno de debatir con ellos una vez a la semana, 10 años y contando.

Otra vez la economía

Sea o no culpa del manejo interno de la economía, el caso es que la crisis nos llegó de nuevo; no es consuelo decir que somos de las economías menos golpeadas o de que las expectativas son mejores para México que para la gran mayoría de los países en el mundo. El caso es que en unos meses hemos visto como se descomponen los planes; de repente el precio del petróleo se viene para abajo y no se ve perspectiva de recuperación; la cotización del dólar sube a niveles inesperados, tal vez por efecto del petróleo o de especuladores, pero hace temer impacto en la inflación. Como primer consecuencia, nos enteramos de que nuestra principal empresa, Pemex, está en graves problemas, y como consecuencia, el gobierno toma medidas que parecen lógicas pero no dejan de ser dolorosas: un gran recorte al gasto de casi todas las secretarías; se eliminarán plazas y otros recortes que no garantizan que no sean el preámbulo para otros tantos en caso de no ser suficientes. La crisis, de esta manera, ya sale del ámbito macroeconómico y afecta el empleo de muchos y es de esperar a la inflación, por el precio del dólar y por el alza en las tasas de interés; mal empieza el 2016.

[email protected]