En el 2013 la violencia en México, probablemente, seguirá siendo una amenaza importante a nivel nacional para los ciudadanos, la policía, los militares y las empresas locales, destacó la consultora en geopolítica, Stratfor.

A través de su informe anual sobre el estado de violencia en el país y situación de los cárteles, Stratfor detalla que si bien los niveles generales de violencia disminuyeron durante el 2011; las operaciones de los cárteles y la competencia entre ellos continuó afectando a varias regiones de México a lo largo del 2012.

Estos peligros, combinados con las rencillas continuas entre los grupos criminales, como Los Zetas, podrían causar que la violencia, incluso, aumente este año.

El 2013 será el primer año completo del presidente de México, Enrique Peña Nieto, en su cargo, cabe destacar que durante su campaña prometió frenar la violencia de los cárteles; sin embargo, la consultoría en geopolítica Stratfor destacó que no es probable que a corto plazo se vean cambios significativos como resultado directo de las políticas de seguridad internas. 

Estas políticas necesitarán tiempo para producir resultados; por ejemplo, la gendarmería no es susceptible de convertirse en una fuerza operativa efectiva hasta después del 2013, debido a que se requiere formación. Incluso después de entrar en funcionamiento, se enfrentará a muchos de los mismos problemas encontrados después de los esfuerzos anteriores para crear nuevos organismos encargados de hacer cumplir la ley.

Los homicidios y otras actividades violentas en México, incluyendo secuestros, extorsiones, asaltos y robos vinculados a los cárteles, no aumentaron durante el 2012, poniendo fin a una tendencia al aumento de homicidios anuales desde el 2006; sin embargo, esta caída no indica ningún cambio significativo hacia la paz entre estas células delictivas, refiere la firma especialista en temas de seguridad. 

Otras formas de violencia relacionadas con los cárteles, incluyendo secuestros, la extorsión y los conflictos abiertos con las autoridades, se mantuvieron con cifras altas durante el 2012 y es probable que aumente la violencia entre los cárteles; por lo tanto, siguen siendo una amenaza significativa para la seguridad de muchas de las áreas urbanas de México, específicamente en los estados de Chihua­hua, Nuevo León, Tamaulipas, Sinaloa, Guerrero, Jalisco, Coahuila y Michoacán.

Aunque Los Zetas resintieron la pérdida de su líder, Heriberto Lazcano El Lazca; ello, según Stratfor, si logran conservar la cohesión, continuarán siendo uno de los dos cárteles principales en México. A menos de que Los Zetas sufran pérdidas sustanciales, El Cártel del Golfo no obtendrá independencia operativa durante el 2013. A pesar de los conflictos en Sinaloa, nada sugiere que sus operaciones estén bajo una amenaza.

[email protected]