El procurador de Justicia de Veracruz, Felipe Amadeo Flores, informó ayer del hallazgo del cuerpo del reportero Gregorio Jiménez, en una fosa de un predio localizado en el municipio de Las Choapas.

Uno de los cuerpos ha sido plenamente identificado como Gregorio Jiménez de la Cruz, de acuerdo con los exámenes periciales correspondientes , dijo el funcionario.

El secretario de Gobierno estatal, Erick Lagos, descartó que el asesinato de Gregorio esté relacionado con el ejercicio de su profesión y apuntó a motivos personales y venganza como móviles del suceso.

Mientras que el Procurador informó que el cuerpo de Gregorio Jiménez y los de otras dos personas fueron localizados enterrados en el predio de una casa de seguridad de Las Choapas, una ciudad aledaña a Coatzacoalcos, donde fue secuestrado hace casi una semana. No fue suministrada información inmediata de las otras dos víctimas.

Flores agregó que la policía detuvo a una mujer, dueña de un bar, quien es acusada de ser la autora intelectual del secuestro y asesinato del periodista. Otras tres personas que -se presume- estuvieron involucradas en el secuestro y homicidio también fueron detenidas. Las autoridades dicen que la sospechosa principal, Teresa de Jesús Hernández, pagó 20,000 pesos por el crimen.

Según Flores, el periodista de 42 años que escribía información policial en los periódicos Notisur y El Liberal murió un día después del plagio ocurrido el 5 de febrero, cuando cinco individuos armados irrumpieron en su vivienda y lo sacaron por la fuerza, según el periódico Notisur.

De acuerdo con datos forenses y las declaraciones de los detenidos, desde las primeras horas del día jueves ya lo habían privado e inhumado clandestinamente en una de estas fosas , dijo Flores.

Desde el secuestro de Jiménez, sus colegas y otros periodistas del país organizaron marchas para exigir que las autoridades lo rescataran. La jefa de información de Notisur, Sayda Chiñas, ha dicho que Jiménez había publicado en fechas recientes un artículo sobre una serie de secuestros ocurridos en su comunidad, Villa Allende, uno de los barrios más grandes de Coatzacoalcos.

Desde que inició el mandato de Javier Duarte en Veracruz, en diciembre del 2010, 10 periodistas han sido asesinados en el estado. Es la entidad con más crímenes en contra de periodistas en los últimos años.

CRITICAN POSTURA DEL GOBIERNO

Organismos nacionales e internacionales descalificaron la declaración de Erik Lagos, quien ayer mismo descartó que el asesinato de Gregorio Jiménez esté relacionado con el ejercicio de su profesión, pero sí de motivos personales o venganza .

Para PEN México, esta situación agrava y daña profundamente la libertad de expresión en nuestro país, así como la seguridad que los periodistas necesitan para ejercer su oficio , manifestó la organización.

Es alarmante que las autoridades descarten, de inicio, la línea de investigación relacionada con el ejercicio periodístico, el PEN México apoya esa postura, condena el crimen perpetrado, llama urgentemente a las autoridades a resolver con claridad los móviles del delito e insta a las instituciones federales competentes para que tengan la capacidad de investigar a cabalidad los crímenes cometidos en contra de comunicadores en Veracruz y todo el país.

En entrevista telefónica, la directora de La Casa de los Derechos de los Periodistas, Martha Olivia López Martínez, también manifestó su extrañeza por la prisa con la que el funcionario veracruzano descartó el ejercicio de su profesión como móvil del asesinato.

Refirió que si bien, de acuerdo con la Fiscalía de Delitos contra la Libertad de Expresión, se requiere de un análisis profundo para descartar la investigación periodística como móvil de una desaparición y asesinato; el gobierno de Veracruz salió de forma inmediata a manifestar que el homicidio se vinculó con una venganza derivada de un conflicto personal. Solicitó una investigación exhaustiva del caso.

En este tono, la organización internacional Artículo 19 indicó que en casos anteriores en ese mismo estado, la Procuraduría de General de Justicia de Veracruz ha tratado de descartar de inicio la línea de investigación relacionada con el ejercicio periodístico, refiriendo motivos ajenos a las investigaciones que el reportero llevaba en curso.

A TRIBUNALES INTERNACIONALES

La Casa de los Derechos de los Periodistas buscará llevar el caso de Veracruz ante tribunales internacionales en busca de justicia porque en el país no pasa nada . ?(Con información de Agencias)