Como un acto de desesperación calificó Ernesto Samper, expresidente de Colombia, la estrategia del presidente de México, Felipe Calderón, en la que está usando al ejército para luchar en contra de la inseguridad.

Entrevistado luego de ofrecer una conferencia magistral en el Simposium La Seguridad, Retos y Perspectivas para la Economía, organizado por el Instituto Mexicano de Ejecutivos de Finanzas (IMEF), dijo que nuestro país está recurriendo a esta alternativa ante la falta de elementos preparados y una Policía inteligente. Hizo ver que si bien México no tiene grupos armados como las FARC, hay policías y bandas criminales en pugna.

Estableció que mientras no exista una Policía nacional en lugar de 1,200 elementos para esta labor, el ejército terminará haciendo esta tarea con los costos que implica.

En su ponencia, recordó que en una de sus visitas a México un procurador se molestó cuando declaró que nuestro país se estaba colombializando , al ver que estaba operando el modelo de la tolerancia que se vivió en Colombia en los años ochenta.

Ahora en esta ocasión, manifestó: Que me perdonen los políticos, pero lo que México necesita es una política de Estado; defender al pueblo del narcotráfico es defender los cimientos del Estado .

Según el exmandatario, no se puede politizar la lucha contra las drogas, ni tampoco decir yo soy el tolerante y tu el verdugo .

Sobre el tema del lavado de dinero, consideró, de acuerdo a su experiencia, -de la cual todavía conserva cuatro balas de los siete disparos que recibió en la época más álgida del narcotráfico en su país-, que es más importante la extinción de dominio más que limitar las operaciones en efectivo.

A la delincuencia le duele más que le quiten los bienes que adquirió con el dinero de procedencia ilícita y luego podría procederse a la eliminación de la prohibición pero no unilateral de este delito, porque también es importante contar con el apoyo internacional.

[email protected]