Texto: Juan Manuel Ramírez G. / El Economista

El mexicano Santiago González conquistó ayer en Barcelona, junto al estadounidense Scott Lipsky, su segundo título en dobles en la ATP en la que calificó como la semana más extraordinaria de su carrera deportiva.

González rubricó el título del Abierto de Barcelona, de la serie Open 500, al vencer imponerse en la final 5-7, 6-2 y 12-10 a la pareja número uno del mundo los hermanos Mike y Bob Bryan.

Fue una semana espectacular. Ni soñando podría imaginarme ganar Nenad Zimonjic, Jürgen Melzer, Max Mirnyim Daniel Nestor y a los Bryan en la final, todos en un mismo torneo , expresó González a El Economista.

Para Santiago, quien vivió siete años en Barcelona en su etapa como tenista juvenil, ganar el torneo es algo especial. Es algo con lo que sueñas, pero cuando lo consigues parece increíble , expresa.

A decir de González, número 44 en el ranking de dobles de la ATP, desde el momento en que él y Lipsky entraron a la cancha a jugar la final, sabían que se podía ganar.

La confianza de estar jugando buen tenis durante en la semana y haber derrotado a parejas favoritas e ir avanzando en el torneo nos dio el empuje ante los Bryan , amplió el veracruzano.

Con esta semana me doy cuenta que puedo ser competitivo con los grandes jugadores de dobles y ojala en algún momento de mi carrera en singles pueda estar dentro de los 100 y pienso que esto es una buena preparación para el futuro , declaró González.

Con el triunfo, el número 1 de México, tanto en singles y dobles, capturó su segundo título de dobles en la ATP y Lipsky, el sexto.

El premio económico será suficiente para estar tranquilo estos dos meses de gira que vienen , apuntó González, quien se acreditó junto a Lipsky 66,000 dólares.

Me quedaré en Europa hasta Wimbledon, son casi dos meses , explicó el mexicano quién por su ranking está invitado a todos los torneos y a partir de mañana defiende el título que conquistó en el tonreo de Belgrado en el 2010.

Voy intentar entrar en los Masters de Madrid y Roma, después jugar el ATP de Niza y luego Roland Garros. Vendrá después la temporada de pasto en la que jugaré los torneos de Hale, Hertogenbosch, en Holanda y al final, Wimbledon .