Una llamada anónima condujo ayer a las autoridades de Jalisco a dos camionetas, donde habían sido abandonados los restos de 18 personas. Los cuerpos fueron encontrados a las 8 de la mañana dentro de las camionetas Toyota Sienna y Ford EcoSport, a la altura del kilómetro 25 de la carretera a Chapala en el crucero conocido como Santa Rosa-La Barca, en el municipio de Ixtlahuacán de los Membrillos.

Autoridades que participan en la investigación informaron que pertenecerían a personas relacionadas con el Cártel de Jalisco Nueva Generación pues encontraron, en uno de los vehículos, un mensaje dirigido a este grupo delincuencial por parte de Los Zetas.

Los cadáveres fueron trasladados al Servicio Médico Forense para que practicarles la autopsia de ley y a la espera de ser identificados oficialmente.

Por la tarde, fueron ubicados dos cuerpos más. La Procuraduría General de Justicia del Estado de Jalisco no descartó que correspondan al mismo hecho pues fueron abandonados en Valles de Jalisco, zona cercana a la de los primeros.

Las primeras líneas de investigación surgieren que los hombres asesinados fueron plagiados por bandas rivales, supuestamente del binomio del cártel Milenio-Zetas, alianza criminal que combate al Cártel de Jalisco Nueva Generación, que está a las órdenes de la agrupación criminal que comanda Joaquín Guzmán Loera.

De acuerdo con información de la Procuraduría del estado, al mando de Tomás Coronado, las camionetas fueron trasladadas en grúas con plataforma para preservar las evidencias y entonces fue posible contar los restos.

El Instituto Jalisciense de Ciencias Forenses, junto con agentes del Ministerio Público realizan la identificación de los cuerpos. Se prevé que en las próximas horas la Procuraduría local ofrezca un informe.

Este hallazgo es similar al de 26 cadáveres abandonados en dos camionetas a fines de noviembre del 2011 en la glorieta de Los Arcos del Milenio, también en Guadalajara, Jalisco.

politica@eleconomista.mx