La cacique general de la etnia Gnäbe-Buglé, Silvia Carrera, quien le rechazó al presidente de Panamá, Ricardo Martinelli, un almuerzo en el Palacio de Las Garzas, se convirtió en un símbolo de las mujeres en defensa de sus derechos.

Autocalificada como una mujer humilde , Carrera se ha destacado en las últimas semanas entre la dirigencia de la Coordinadora por la Defensa de los Recursos Naturales y el derecho del Pueblo Gnäbe-Bugle, en rechazo de minas e hidroeléctricas en su territorio.

Electa máxima autoridad de la comarca en septiembre de 2011, Carrera, vestida siempre de coloridas naguas, la vestimenta de las mujeres Gnábes que tapa hasta los pies-, emergió en febrero pasado en las negociaciones con el gobierno.

De porte orgulloso, con lentes, Carrera lucha desde los 12 años por la defensa de los derechos de su pueblo, aunque fue hasta el año pasado que decidió competir por liderear a los más de 150,000 indígenas que habitan en la comarca.

Su carácter se forjó más cuando tuvo al primero de sus dos hijos a los 13 años de edad, mientras que a los 19 años se separó de su marido, por lo que tuvo que dedicarse a cultivar la tierra para vivir, según reseñas de la prensa local.

La cacique general, con el apoyo de sus bases mediante acciones de cierres parciales de la Carretera Interamericana- ha logrado que el gobierno se mantenga en la mesa de diálogo para discutir sus demandas sobre minería e hidroeléctricas.

En las pláticas, previstas a reanudarse el próximo lunes tras una semana de receso, las partes han acordado cancelar las exploraciones y explotaciones mineras, mientras faltan por definir las restricciones en materia de hidroeléctricas.

Aunque ha permanecido varios días en la capital panameña para atender las negociaciones con el gobierno, con retornos intermitentes a la Comarca- ha evitado acudir al Palacio de Las Garzas, sede del gobierno.

En cambio, Carrera ha demandado la asistencia del gobernante al diálogo, a lo cual también el presidente se ha negado para dejar las conversaciones en manos de sus ministros.

A Carrera le molestó que el pasado 3 de febrero, Martinelli haya invitado a los indígenas al Palacio a disfrutar de una rica comida y un par de tragos, cuando amenazaba con generalizarse el cierre de calles en Panamá, aunque luego el 5 de febrero el gobierno desalojo las vías.

En el plano personal, la cacique logró que sus hijos se desarrollarán profesionalmente.

Si esos niños se los dejo al padre, usted no ve a esos muchachos (como son); yo los eduqué, puse todo por todo, y no sólo yo, muchas compañeras en la comarca hemos ejercido como padre y madre , contó Carrera, según una reseña de La Prensa.

La directora del Instituto Nacional de la Mujer, Markelda Montenegro, reconoció la importancia de Carrera por ser la primera mujer en ocupar el máximo cargo de autoridad en la Comarca Ngäbe.

Es un avance, es un buen mensaje para la mujeres indígenas de América Latina de que el trabajo con la comunidad, el liderazgo es importante , manifestó Montenegro

Mujeres Zonas rurales

Consulta nuestro gráfico sobre las mujeres en la zonas rurales en el mundo. Da clic en la imagen para ampliarla

APR/ Con información de Notimex