A un mes del envío de fuerzas federales a Michoacán para recuperar el territorio, el gabinete de seguridad federal hizo un balance de sus acciones, donde destacó la detención de dos de los líderes más visibles del grupo delictivo de Los Caballeros Templarios: Jesús Vázquez Macías, El Toro, ocurrida el 17 de enero, y de Dionisio Loya Plancarte, El Tío, ocurrida el 27 de enero.

Mediante un comunicado, el gabinete de seguridad del presidente Enrique Peña Nieto precisó que a un mes de la firma del Acuerdo para el Apoyo Federal de la Seguridad en Michoacán entre el gobierno de la República y el del estado, fueron desarmados en total 1,225 elementos de las diferentes policías municipales del estado de Michoacán y también fueron trasladados al Centro de Adiestramiento Regional de la VI Región Militar, ubicado en Tlaxcala.

Precisó que desde el pasado 14 de enero, cuando la Segob ordenó el envío de elementos del Ejército y la Policía Federal, las fuerzas federales iniciaron los operativos correspondientes para asumir el control de la seguridad pública en los 27 municipios que comenzaron con Apatzingán y Uruapan, para concluir, cuatro días después, en el municipio de Múgica .

Detalló que la estrategia para recuperar la seguridad -coordinada por el comisionado para la Seguridad y el Desarrollo Integral de Michoacán, Alfredo Castillo Cervantes- consta de tres fases que se trabajan de manera simultánea: la recuperación del control territorial, el restablecimiento de las bases para el gobierno integral y el fortalecimiento de las instituciones y sus capacidades de gobierno.

jmonroy@eleconomista.com.mx