El fiscal general de Coahuila, Jesús Torres Chávez, consideró que no se puede descartar la hipótesis del secuestro del ganadero Carlos Valdés, quien fuera asesinado el domingo fuera de su domicilio.

En entrevista para Radio Fórmula, Torres Chávez, dijo que los indicios que tienen hasta el momento son la utilización de tres armas de fuego, una tipo escuadra de 9 milímetros.

Según el fiscal, en el evento participaron tres personas, pero las pesquisas continúan para ver si hubo más involucrados.

Mencionó que "se está avanzando en la investigación, sin embargo, en este momento hay información que no se puede revelar por la naturaleza de la misma, pero el MP está inmerso en este caso y se han entrevistado a varios testigos".

El funcionario estatal especificó que no había antecedentes de que el ganadero haya recibido amenazas, ya que era una persona querida en la región lagunera.

Detalló que en donde vivía el empresario es una zona residencial y las medidas de seguridad no están muy reforzadas lo que ayudó a que los delincuentes pudieran ingresar a su casa.

Jesús Torres Chávez dijo que el asesinato del ganadero se enmarca en el contexto de violencia que vive el país, por lo que en el estado se mantendrá un diálogo permanente con los empresarios y con los diferentes sectores sociales para ir buscando los mecanismos que ayuden a implementar una mayor seguridad.

El empresario del Grupo Lala, Carlos Valdés, antes de haber sido asesinado, se disponía a salir de su domicilio ubicado en el sector San Isidro de Torreón para ir a desayunar con su prometida, con quien contraería nupcias el próximo 21 de mayo cuando llegaron los delincuentes y amenazaron al jardinero.

El empresario se percató de los hechos y trató de huir, por lo que salió por la puerta principal pero al llegar a la esquina un tercer delincuente le disparó recibiendo 15 disparos.

apr/ Con información de Radio Fórmula