Monterrey.- Un operativo de fuerzas federales e integrantes del Ejército mexicano en el penal de Apodaca, Nuevo León, provocó una serie de inconformidades al interior y exterior de este inmueble, entre ellas de familiares de los internos.

De acuerdo con una fuente del gobierno del Estado, cerca de las 18:40 horas, unas 30 unidades federales y 10 de militares, incursionaron al centro penitenciario, donde el domingo anterior fueron asesinados 44 reos, mientras que 30 más se dieron a la fuga.

Se indicó que al tratarse de un operativo federal, se desconocen las causas de esta acción.

En paralelo, varias mujeres y familiares de los internos, en protesta por esta acción, lanzaron piedras y palos a unos 200 policías antimotines de seguridad pública del estado, que vigilan el acceso y perímetro del inmueble penitenciario.

Al mismo tiempo, prendieron fuego a bolsas de basura y maderos, tratando de impedir la acción de los representantes de las autoridades.

Hasta el momento ninguna autoridad ha emitido versión oficial entorno a estos hechos.

klm