Un avión tipo commander 1000, matrícula XCPFB, de la Policía Federal se estrelló en la localidad El Refugio, municipio de Acatic, en la zona de Los Altos de Jalisco, cuando se dirigía a la ciudad de México, procedente de Cabo San Lucas, Baja California Sur, lo que dejó un saldo de dos oficiales muertos, pero se presume que iba otra persona más.

Fuentes federales precisaron que los pilotos Alberto Maya y Noé Jiménez perecieron. Ambos llevaban tres días de vuelo constante, de acuerdo con el reporte de navegación que se encuentra en poder del capitán Eduardo Laris McGregor.

El Instituto Jalisciense de Ciencias Forenses dio a conocer los pormenores del accidente aéreo; hasta las 9 de la mañana de ayer se llevó a cabo la remoción de escombros y piezas del fuselaje de la aeronave.

El reporte del accidente se produjo a las 9 de la noche del martes, cuando se inició la búsqueda en la zona de impacto, donde fueron localizados dos cuerpos calcinados.

Testimonios recabados en la localidad El Refugio indican que el avión fue perdiendo altura y se observaron maniobras para realizar un aterrizaje de emergencia, pero el aparato se estrelló en un muro y se incendió de inmediato.

Hasta el momento, la Secretaría de Seguridad Pública Federal o la Policía Federal no han emitido ninguna información sobre el accidente.

Los dos pilotos eran demasiado cuidadosos en mantener la aeronave en perfectas condiciones, dada su labor , comentaron las fuentes consultadas, por lo que aguardarán el reporte de las autoridades competentes para conocer la causa del siniestro.

rtorres@eleconomista.com.mx