Sandra Ávila Beltrán, "La Reina del Pacífico", abandonó a las 21:50 horas de este sábado el penal de Nayarit luego de que un tribunal federal ordenara su libertad, de acuerdo a información de Mural.

La Procuraduría General de la República (PGR) informó que la resolución del Segundo Tribunal Unitario del Tercer Circuito de dejar en libertad a Sandra Ávila Beltrán no admite recurso alguno.

En un comunicado, recordó que el 5 de septiembre de 2014 la Reina del Pacífico fue condenada a cinco años de cárcel y 1,000 días de multa por ser penalmente responsable del delito de operaciones con recursos de procedencia ilícita.

Derivado de un recurso de apelación interpuesto por Ávila Beltrán en contra de esa sentencia, la víspera la magistrada de dicho tribunal revocó la condena dictada por el Juez 7 de Distrito de Procesos Penales Federales en Jalisco.

En consecuencia ordenó su inmediata libertad argumentando que la mujer ya había sido juzgada por el mismo delito, tanto en México como en el extranjero, resolución que no admite recurso alguno.

La Reina del Pacífico, cuyo apodo nace de un narcocorrido compuesta en su honor, fue detenida en septiembre del 2007 en el sur del Distrito Federal junto a su esposo Juan Diego Espinosa, alias "El Tigre", quien era enlace entre el mexicano cartel de Sinaloa y el colombiano del Norte del Valle.

"No soy turista en el mundo narco"

En un primer proceso en su contra en México, Avila Beltrán fue acusada de manejo de dinero ilegal, pero la justicia la absolvió y en el 2012 la extraditó hacia Estados Unidos.

En ese país fue acusada de conspirar para importar cinco kilos de cocaína entre 1999 y 2004 y de otro cargo por distribución de esta droga. Avila consiguió un acuerdo con la fiscalía y fue condenada solo a 70 meses de cárcel, que habían sido cumplidos al momento de la sentencia.

La Reina del Pacífico arribó al aeropuerto internacional de Ciudad de México en agosto del 2013, junto a un centenar de migrantes deportados. Entonces, su brillante cabellera negra mostraba ya algunas canas.

Las autoridades mexicanas la subieron inmediatamente a otro avión para mandarla al penal femenil de Nayarit, luego de que reactivaron un proceso por lavado de dinero, que había sido iniciado antes de su extradición a Estados Unidos.

Esta mujer fue presentada a la opinión pública como pieza clave para los envíos de droga del poderoso cartel de Sinaloa a Estados Unidos a través del océano Pacífico.

Sandra Avila nunca negó su relación con los grandes capos mexicanos ni rechazó pertenecer a ese mundo, en el que nació en la región de Baja California, pero siempre dijo que ella no se involucró en el negocio.

Cobró fama por su actitud desafiante durante su detención, cuando sonreía retadora ante las cámaras mientras era fichada.

Su leyenda creció al ser identificada como la mujer que inspiró la novela "La reina del sur" del escritor español Arturo Pérez-Reverte, convertida en una exitosa telenovela.

Dos se los esposos que tuvo, ambos excomandantes policíacos, murieron asesinados. Ella tampoco ocultó que hasta su detención en 2007 gozó de múltiples lujos y su gusto por las joyas.

"Yo no soy turista en el mundo del narco", confesó al fallecido periodista Julio Scherer, quien escribió un libro sobre su vida titulado "La Reina del Pacífico. Es la hora de contar", editado por Random House Mondadori.

Cuando fue arrestada en un restaurante del sur de la capital, muy cerca de la panadería en la que su marido colombiano también era detenido, le fueron decomisados dos centenares de joyas, 14 cuentas bancarias y varios automóviles e inmuebles de lujo.

Con información de Mural, Notimex y AFP

mac