La Sociedad Interamericana de Prensa (SIP) instó el martes a las autoridades de México a actuar con urgencia para localizar a la reportera de policiales Hypathia Stephanía Rodríguez Cardoso y a su hijo de dos años, desaparecidos desde el viernes pasado, dijo en un comunicado.

Rodríguez Cardoso, de 30 años, es reportera del periódico Zócalo de Saltillo en el estado de Coahuila y desapareció el viernes en la madrugada, informó el sábado el diario en su página de Internet.

El presidente de la Comisión de Libertad de Prensa e Información de la SIP, Gustavo Mohme, dijo en un comunicado que están " ante un insólito hecho donde no solo está desparecida la periodista, si no también su pequeño hijo".

"Confiamos que este caso concluya en buenos términos y que no tengamos que lamentar su desenlace", agregó.

El organismo patronal de medios, con sede en Miami, señaló que tras varios días sin conocerse el paradero de la reportera y su hijo, en Saltillo se difundió un rumor sobre la posibilidad de que hubiera sido detenida por alguna autoridad.

Sin embargo, las dependencias consultadas por la Unidad de Respuesta Rápida (URR) de la SIP en México, lo negaron.

Los familiares de la periodista denunciaron su desaparición y la del menor de edad, luego que Rodríguez Cardoso asistiera el jueves 7 de junio en la noche a una celebración con motivo del Día de la Libertad de Expresión. A eso de las 2:00 de la mañana llamó a sus colegas para informarles que había llegado a su casa.

Sin embargo, luego de su sospechosa ausencia en la oficina y al no poder localizarla por teléfono, los familiares de Rodríguez Cardoso fueron a su casa, donde no encontraron ni a la periodista ni a su hijo. Sus pertenencias estaban todas revueltas, su cámara fotográfica destrozada y tampoco localizaron su vehículo, según publicó el diario Zócalo.

La SIP aclaró que la URR no logró contactar a funcionarios del periódico Zócalo ni a los familiares de la periodista para confirmar si en las últimas horas habían sido notificados por las autoridades.

México es considerado uno de los países más peligrosos en el mundo para el ejercicio del periodismo. En 2012, al menos siete periodistas han sido asesinados.

Un total de 81 periodistas han sido asesinados en México y 14 siguen desaparecidos desde el año 2000, según datos de la estatal Comisión Nacional de Derechos Humanos.