Texto: Patricia Romo Sahagún

En la industria de la moda, Rosario Mendoza Verduzco se ha posicionado como una de las diseñadoras mexicanas más influyentes tanto en el mercado nacional como en los escaparates internacionales a través de su marca Takasami, especializada en el diseño y la confección de prendas de manta y lino.

Además, ocupa a partir de este mes la Presidencia de la Cámara Nacional de la Industria del Vestido (Canaive) delegación Jalisco, con el reto de fortalecer el clúster de la moda y ser un organismo líder en la promoción de la transformación del sector del vestido en México para convertirlo en una industria competitiva, generadora de moda, innovación y diseño a nivel global .

La empresaria coordina asimismo el Consejo de la Moda, el festival anual Minerva Fashion que se lleva a cabo en esta ciudad.

SU PASIÓN SON LOS TRAPOS

Por una adversidad que agradezco cada minuto de mi vida, encontré lo que es mi oficio, mi vocación y la pasión que me inspiran día con día: los trapos .

Mendoza Verduzco expresa: Nunca imaginé que al tomar en mis manos las telas rústicas y la aguja mi imaginación pudiera proyectarse dándole un sentido de identidad, mostrando con orgullo nuestra rica cultura y tradiciones de nuestro pueblo, adaptando los vaivenes de la moda y adecuándola al gusto de compradores nacionales e internacionales , comenta.

Los inicios de Mendoza en el sector de la moda se remontan a la década de los 80, cuando transformó en oportunidad el fracaso de su primer proyecto de negocio.

Hace 30 años, Rosario diseñaba y producía piezas de bisutería fina que comercializaba a través de tiendas departamentales. Fueron las épocas de la invasión de mercancía china, situación que provocó, recuerda, la quiebra de su negocio.

Tras la adversidad, la empresaria decidió incursionar en un sector donde los productos asiáticos no representaran competencia. Fue entonces que comenzó a confeccionar prendas de manta, una materia prima que no tenían los chinos y que no requería de dólares para su compra.

Con Takasami -marca creada con las iniciales de los nombres de sus hijas Tania, Karina y Samira-, Rosario Mendoza comenzó a transformar la ropa de manta, entonces utilizada sólo en fiestas típicas, en una moda urbana que actualmente visten personajes de diversos ámbitos públicos, como presidentes y primeras damas latinoamericanos, reinas de belleza, políticos, modelos y hasta deportistas.

PUNTADA INTERNACIONAL

Luego de tres décadas, Rosario Mendoza se convirtió en un referente de la moda con características de mexicanidad. Con ese sello, la empresaria introdujo sus modelos a Europa a través de la cadena española de ropa El Corte Inglés y una boutique propia que tiene en la ciudad de Barcelona.

La señora Takasami, como se le conoce en el medio, es hoy por hoy la única diseñadora mexicana que vende en París vestidos de novia confeccionados en manta y sus modelos se comercializan también en Estados Unidos, China, Hong Kong y Dubai, entre otros mercados internacionales.

En su trayectoria destaca también el cierre del Fashion Week de Shanghai 2011, con una colección inspirada en Frida Kahlo, así como la confección de todas las prendas de vestir que se emplearon durante la inauguración de los Juegos Panamericanos y de los trajes charros que utilizaron los deportistas de la delegación mexicana durante el evento celebrado en esta ciudad.

promo@eleconomista.com.mx