El control de dos grupos rivales pertenecientes a los cárteles del Golfo y Los Zetas, que se encuentran recluidos en el Centro de Readaptación Social (Cereso) de Apodaca, Nuevo León, fue el detonante de un enfrentamiento que dejó un saldo de 44 reos muertos; en la gresca no se utilizaron armas de fuego, sino punzocortantes, además de piedras y garrotes.

Jorge Domene, vocero de Seguridad Pública de la entidad, y la Procuraduría General de Justicia del Estado de Nuevo León (PGJENL) informaron por la tarde que la riña inició a las 2 de la mañana de ayer, cuando los internos incendiaron cobijas y colchones, lo que provocó la movilización de las fuerzas civiles y federales que lograron sofocar los incidentes.

Conforme iban avanzando las horas, las autoridades relacionadas daban datos parciales; en un principio se informó que había 20 muertos, pero la cifra fue subiendo hasta llegar a 44 a la 1 de la tarde, cuando las autoridades contaron con informes previos de peritos forenses; entonces se informó que la mayoría murió por heridas de arma blanca y golpes contusos.

En el primer incidente de esta naturaleza en Nuevo León en lo que va del 2012, no se reportaron reos heridos, sólo se refirió que los muertos eran reclusos que se encontraban asentados en los dormitorios C y D o Celta y Delta, donde se encuentran los reos de mediana y alta seguridad.

De acuerdo con la Vocería de Seguridad y la Procuraduría estatal, los reos que iniciaron la agresión se ubicaban en el dormitorio C, pero ingresaron al D, dando paso al enfrentamiento. Esta gresca pudo ser controlada hasta las 4 de la mañana, cuando llegaron al penal de Apodaca los cuerpos policiacos.

Al sitio se presentaron peritos y personal del Servicio Médico Forense (Semefo); los primeros trabajaron para establecer cómo se desarrollaron los hechos violentos, mientras que los segundos se encargaron de hacer el levantamiento de los cadáveres. Los cuerpos fueron trasladados al anfiteatro para ser sometidos a la necropsia de ley.

La identificación de los cadáveres, de acuerdo con información de las autoridades estatales, podría completarse hasta hoy, debido a que falta aún corregir la seguridad interna y posteriormente realizar el padrón de los occisos, con el respaldo de las pruebas que obtenga el Semefo.

[email protected]