Al menos nueve niños y niñas mexicanos menores de dos años fueron entregados a autoridades estatales en Jalisco, debido a sospechas de que estaban siendo preparados para entregarlos ilegalmente a parejas irlandesas, de acuerdo con el diario The Washington Post.

En su edición de ayer, el rotativo publicó, con información de The Associated Press, la pesadilla de algunas jóvenes madres de la población de Ajijic, a 60 kilómetros de la capital jalisciense, víctimas de un grupo que, bajo el pretexto de utilizar a los infantes como modelos en una campaña contra el aborto, pretendía darlos ilegalmente en adopción a parejas extranjeras sin el conocimiento de las madres.

Guadalupe Bosquez y Silvia Sotos fueron señaladas por las madres entrevistadas por The Associated Press como responsables de ofrecer 10,000 pesos a las víctimas para llevarse a los menores, la mayoría lactantes, a una sesión fotográfica de dos semanas; sin embargo, de acuerdo con algunos investigadores, los niños eran llevados a un hotel en Guadalajara donde se entrevistaban con las parejas ansiosas por adoptar y quienes creían que se trataba de parte de los trámites necesarios para la adopción. Ambas permanecen en calidad de detenidas, pero no está claro si las evidencias son suficientes para iniciar un proceso legal en su contra.

Un comunicado de la Procuraduría de Justicia estatal indicó que al menos 15 ciudadanos irlandeses han sido cuestionados, pero las autoridades no han dado a conocer sus nombres. Los vecinos dicen que la mayoría o todos han regresado a Irlanda después de pasar semanas o meses en Ajijic, en su búsqueda por cumplir con los requisitos para adoptar a un niño. Ninguno fue detenido, reportó TWP .

De acuerdo con The Washington Post, el plan salió a la luz el 9 de enero, cuando la policía local detuvo a una mujer de 21 años acusada por presuntamente intentar vender a su hija de dos años. La mujer negó la imputación, pero aceptó que rentaba a su hijo de ocho meses, lo que llevó a la detención de al menos ocho mujeres más por vender a sus hijos y a la captura de Bosquez y Soto.

Los documentos firmados por las madres con el endoso de la custodia llevaban el logotipo de López y López Asociados, una firma dirigida por Carlos López Valenzuela y Carlos López Castellanos.

El diario La Jornada, en su edición digital del 20 de enero, publicó que ambos abogados están prófugos, luego de que las autoridades locales catearan su despacho en la capital jalisciense.

jorge.[email protected]