El hijo mayor del exgobernador de Coahuila, Humberto Moreira Valdés, fue encontrado muerto el pasado 3 de octubre en Ciudad Acuña, Coahuila. La muerte de José Eduardo Moreira Rodríguez fue ligada a una posible venganza por el asesinato Alejandro Treviño Chávez, sobrino de Miguel Ángel Treviño Morales, El Z-40, uno de los líderes del cártel de Los Zetas.

Vía celular, fue Heriberto Lazcano Lazcano "El Lazca" quien ordenó a sus hombres que asesinaran al hijo del exgobernador y los policías municipales de Ciudad Acuña lo entregaron, revelaron autoridades que participan en la investigación del caso Moreira.

El periódico La Jornada afirma que el gobierno federal cuenta con las llamadas y mensajes que realizó Heriberto Lazcano el 3 de octubre a Miguel Ángel Rodríguez Díaz, El Alfa-Metro para que se hiciera cargo del asesinato de un familiar del mandatario coahuilense.

Para lograr el asesinato del hijo de Humberto Moreira se requirió el apoyo de Rodolfo Castillo Montes, subdirector de la corporación policial y quien era amigo de José Eduardo Moreira.

Castillo Montes se reunió con José Eduardo Moreira después de las seis de la tarde y fue sometido por el supervisor de la policía de Ciudad Acuña, Víctor Landeros Cifuentes, La Iguana, y los oficiales Jorge Tenorio Takajasi, El Taka, y Víctor Carrizales, quienes entregaron a la víctima a Rubén Cifuentes Cadena, El Shaggy, y Carlos Arnulfo Flores Flores para que lo asesinaran , indica La Jornada.

Las investigaciones de la policía han determiando que el autor de los disparos que causaron la muerte a José Eduardo Moreira fue El Shaggy.

El jueves, personal de la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena) logró la captura de Carlos Arnulfo Flores Flores El Flaco y/o El Fantasma, presunto autor material de la ejecución de José Eduardo Moreira Rodríguez.

Con información de La Jornada

mac