La Secretaría de Seguridad Pública del gobierno estatal informó que tras la renuncia de seis policías municipales del municipio de la Unión de Isidoro Montes de Oca, agentes de la Policía Estatal se hacen cargo de la seguridad.

En un escueto reporte, la dependencia menciona que la Policía Preventiva Estatal tomó el control de la seguridad de ese municipio ubicado en la región Costa Grande y cercano a Lázaro, Michoacán, por la renuncia seis policías tras que dos de sus compañeros fueron atacados el sábado pasado.

Información de W Radio indica que el día de la agresión, dos oficiales municipales fueron heridos, por hombres armados, cuando circulaban sobre la carretera que comunica a los poblados Las Guacamayas y Las Juntas de los Ríos, tras que supuestamente atendieron el auxilio a un profesor que fue víctima de un asalto.

Sólo optaron por quedarse Oliverio Flores Gómez y Rodrigo Hernández Hernández, director y subdirector de Seguridad Pública Municipal, respectivamente, así como un agente que funge como depositario.

La Secretaría de Seguridad Pública, informó que el comandante del cuartel sectorial de la Policía Estatal en la cabecera municipal de La Unión, se trasladó a las instalaciones de la policía local para recoger y trasladar el armamento, municiones y equipo de comunicación, al depósito del mencionado cuartel, donde quedara bajo resguardo.

El presidente municipal de la Unión, Jorge Luis Solchaga solicitó, ante la renuncia de los seis policías, que sea la Policía del Estado, quien se encargue de la seguridad.

/doch