El senador panista Salvador Vega Casillas reconoció la participación de las fuerzas federales en el operativo conjunto que se realiza en Michoacán para contener algo la ola delictiva, pero lamentó la falta de voluntad del gobierno estatal para resolver esta problemática que aqueja a los michoacanos.

Hay mucho por hacer en la entidad, pero realmente todo depende en Michoacán de lo que haga el gobierno federal , dijo el legislador, quien desestimó las actuación de la administración estatal.

Vega Casillas dijo que luego de seis meses de ausencia del gobernador Fausto Vallejo, por problemas de salud, las cosas siguen exactamente igual en la entidad, pues aseguró que no ha podido tener el control del gobierno.

En su opinión, "a ese gobierno sólo se le ve por sus declaraciones y sus actos en los medios de comunicación, junto con sus funcionarios, pero únicamente está metido en la política interna de su partido, y de sus propios intereses, pero no del interés de los michoacanos .

Vega Casillas expuso que el problema de inseguridad que vive la entidad desde hace varios años, se debe a que su territorio lo disputan las organizaciones delictivas: La Familia Michoacana, Los Caballeros Templarios y el antagónico de ambos que es el cártel de Jalisco Nueva Generación.

Aunado a ello, dijo, surgió la actuación de las llamadas autodefensas comunitarias, que son grupos de civiles armados que aseguran defender a sus pueblos de la presencia de los narcotraficantes al servicio de esos cárteles del narcotráfico.

Como los municipios más violentos e inseguros mencionó los de la llamada tierra caliente, como son Apatzingán, Tepalcatepec, Buenavista Tomatlán, Aguililla, Sahuayo, La Piedad, Lázaro Cárdenas, Zinapécuaro, Uruapan, Queréndaro, Tuxpan, Zamora, Aquila, Tepeque, Tarímbaro, Ciudad Hidalgo, y Morelia, la capital del estado.

Realmente todo depende en Michoacán de la labor que haga el gobierno federal, porque con el gobierno del estado prácticamente no se cuenta para nada , concluyó Vega Casillas.

RRR