Autoridades de México detuvieron a uno de los tres reos que se fugaron de un penal en las afueras de Ciudad de México durante el caos que provocó a inicios de semana un violento motín que dejó 17 heridos, informó este sábado una fuente oficial.

La procuraduría del Estado de México "reaprehendió a Bernabé Ángeles Ramírez, uno de los evadidos del penal de Barrientos", ubicado en el municipio de Tlalnepantla, y donde cientos de reos se amotinaron y quemaron colchones la noche del lunes, dijo el fiscal estatal, Alejandro Gómez, en un escueto mensaje de Twitter.

Cerca de 1.000 policías tuvieron que intervenir en la cárcel para controlar el motín que, según las autoridades, comenzó con una riña.

Poco después, durante un pase de lista, los custodios del penal se percataron de la ausencia de tres internos que habrían aprovechado el desorden para escabullirse, y las autoridades ofrecieron una recompensa de poco más de 15.000 dólares por su recaptura.

Uno de los fugados había sido sentenciado por cohecho y homicidio en 2010, otro ese mismo año por violación y el tercero por robar en una casa en 2013. Sin embargo, Gómez no precisó este sábado cuál era el historial del reaprehendido ni cómo se produjo su captura.

El conflicto en Barrientos -que alberga a 3.000 internos con una superpoblación de más del 100%- dejó siete policías y diez internos heridos.

El sistema penal mexicano enfrenta una grave crisis marcada por el hacinamiento, fugas y motines, como el registrado en febrero pasado en el penal de Topochico, en Monterrey, que dejó 49 muertos.