Las pugnas dentro de lo que queda de la Policía Federal, brazo operativo de lo que el próximo año será extinta Secretaría de Seguridad Pública (SSP), se encuentran al máximo por quién permanecerá en el cargo, que ocupó el recién despedido Luis Cárdenas Palomino, exjefe de la División de Seguridad Regional de esa corporación.

Fuentes federales comentaron que el nombramiento de Manelich Castilla Craviotto, un jurista de sapiencia, catedrático y hombre cercano a la familia Slim, no cayó bien dentro de la tropa del poder que forjó Cárdenas Palomino; sin embargo, la decisión de quién quede en el cargo, estará en manos del presidente Enrique Peña Nieto.

Esto porque a partir del 1 de enero y tras las reformas aprobadas en el Congreso de la Unión, que serán impugnadas ante la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) en el 2013 por el Ejecutivo, de que los nombramientos de titulares en seguridad como Manuel Mondragón y Kalb, no sean decisión del Legislativo, se mantendrá el apoyo a Manelich Castilla, mientras la tropa del exfuncionario federal, pugnará porque no sea así.

Hace unos días Cárdenas Palomino, quien ha ocupado en los últimos 23 años diversos cargos en corporaciones como la Procuraduría General de la República (PGR) y SSP, cuestionado en algunas ocasiones, así como su exjefe Genaro García Luna, anunció que presentó su renuncia al cargo con fecha del 31 de diciembre próximo.

Cárdenas Palomino, fue uno de los principales operadores del grupo antisecuestros denominado grupo yaqui, que ofreció bastantes satisfacciones de la PGR en los gobiernos aún priístas y después con los panistas; sin embargo, varios de sus integrantes fueron seriamente cuestionados.

Esto, porque varios de ellos fueron descubiertos por ser parte de bandas criminales dedicadas al secuestro, o bien, apoyando las acciones ilícitas de grupos del crimen organizado dedicado a la privación ilegal de la libertad, como lo ocurrido con Daniel Arizmendi el afamado Mocha Orejas.

Formó parte del grupo cercano a García Luna, dentro del cual 12 mandos fueron asesinados por sicarios del crimen organizado, quienes dejaron el claro mensaje de que no habían cumplido con sus compromisos, versiones que incluso fueron expuestas en mantas colocadas en varios estados del país.

Sin embargo, fuentes federales, expresaron que se le solicitó su renuncia, debido a que el nuevo modelo de corporación en la nueva administración a cargo de Mondragón y Kalb, actualmente Subsecretario de Planeación y Protección Institucional de la SSP, que estará bajo jurisdicción de la Secretaría de Gobernación, fue porque no es compatible .

En ese sentido, el catedrático de la Universidad Nacional Autónoma de México y del Instituto Nacional de Ciencias Penales y consultor de la Oficina de las Naciones Unidas contra las Drogas y El Delito, Manelich Castilla, cuenta con el respaldo de Mondragón y Kalb.

[email protected]