La profesionalización y depuración de nuevos elementos de la Policía Federal es lenta. En tres meses, la Secretaría de Seguridad Pública Federal (SSPF) apenas pudo capacitar a 879 elementos que formarán parte de la nueva Policía Federal, la cual pretende sustituir al Ejército en tareas de seguridad.

De acuerdo con un informe en materia presupuestal que presentó la Secretaría de Hacienda a la Comisión Permanente del Congreso, la SSPF cuenta en el 2010 con un presupuesto de 13,747 millones de pesos para realizar las tareas de depuración y profesionalización de los policías. De esa cantidad, la dependencia ejerció 3,370 entre enero y marzo pasados.

El informe destaca que durante el primer trimestre del 2010 sólo ingresaron 879 elementos a la nueva Policía Federal, de los cuales 379 fueron por la campaña de reclutamiento que lleva a cabo la Secretaría de Seguridad Pública.

Esos nuevos elementos, que ahora tendrán la facultad de asistir al Ministerio Público federal en tareas de investigación de delitos, aprobaron exámenes de control de confianza y cursos de formación para ingresar a las filas de la SSPF.

Este diario reveló ayer que esa dependencia tiene un déficit de 8,500 policías que se esperaban para la Policía Federal, pues la SSPF no ha logrado la meta de los 40,000 que se esperan reclutar en el 2009.

El documento indica además que existe un rezago en la depuración de los cuerpos de seguridad que dependen de la SSPF, ya que durante el primer trimestre del año esa dependencia sólo pudo evaluar mediante controles de confianza a 1,634 elementos de los 12,500 que tenía programados.

La SSPF argumenta que no pudo avanzar, debido a que la mayoría de los 10,866 elementos que faltan de la prueba estuvieron asignados a los operativos anticrimen que se realizan en los estados.

En el mismo informe se revela que la justicia expedita continúa siendo el lastre de la PGR, ya que esa dependencia tiene programado procesar durante este año 1,395 sentencias condenatorias contra delincuentes que cometieron delitos federales como narcotráfico, secuestro y homicidio, pero sólo ha concluido 113 expedientes.

La PGR justifica el lento avance en las investigaciones y consignaciones contra delincuentes, porque éstas son muy complejas de actuación y que el inicio de las mismas, así como su determinación, dependen de la oportunidad con la que se denuncian los hechos delictivos y de la disponibilidad de la sociedad a coadyuvar en la investigación poniendo a disposición del juez elementos de pruebe contundentes .

El informe precisa que durante enero y marzo de este año, el Ministerio Público federal despachó 113 expedientes de averiguaciones previas por consignación con respecto al total anual programado de 1,395 indagatorias en materia de delincuencia organizada.

Destaca que se han despachado 329 averiguaciones previas, pero en total en el archivo existen 3,700 expedientes por resolver.

[email protected]