A partir de hoy, el Ejército, Infantería de Marina y Fuerzas Federales de Apoyo reforzaron la vigilancia en Sinaloa, Baja California, Chihuahua, Sonora y Durango; además de los cuerpos de seguridad que se destinarán a los estados donde se realizarán comicios el próximo domingo 4 de julio, luego de que trascendiera el levantamiento por un grupo armado de Saltiel Beltrán, hijo del extinto Jefe de Jefes, Arturo El Barbas Beltrán Leyva.

De acuerdo con informes obtenidos por inteligencia militar y naval, el hijo del excapo de Sinaloa abatido en diciembre pasado por la Marina en Morelos habría sido secuestrado por integrantes del Cártel del Pacífico, de Joaquín El Chapo Guzmán, Ignacio Nacho Coronel e Ismael El Mayo Zambada, lo que detonaría la violencia este fin de semana.

Otras entidades donde se incrementarán los patrullajes federales serán Jalisco y Nuevo León, aunque en esos estados no se registrarán comicios, pero es donde el Cártel de Sinaloa, ahora al frente de Héctor Beltrán Leyva El H unido a Los Zetas, enfrenta al Cártel del Pacífico, la Resistencia y Edgar Valdez Villarreal La Barbie.

En las páginas de redes sociales sobre narcotráfico, las cuales son vigiladas por la policía cibernética, se expone que Nacho Coronel, uno de los barones históricos de la droga, fue capturado por un grupo armado en el lujoso fraccionamiento Bugambilias, de Zapopan, Jalisco.

En respuesta a este hecho, de acuerdo con datos obtenidos por las unidades de inteligencia de las secretarías de la Defensa Nacional (Sedena) y Marina Armada de México (Semar), los socios de Nacho Coronel, El Mayo, El Chapo y Juan José Esparragoza El Azul ordenaron levantar a Saltiel Beltrán.

Lo que generaría una serie de movimientos tácticos entre los cárteles enemigos para la búsqueda y captura de algunos representantes, y poder intercambiar rehenes en las entidades donde se celebrará la justa electoral.

[email protected]