La captura del presunto líder del cartel de La Familia reveló las fracturas y problemas financieros que enfrenta desde hace meses la organización y que lo llevó a buscar una alianza con Los Zetas, uno de los grupos más sanguinarios del narcotráfico.

La Policía Federal presentó el miércoles ante la prensa a José de Jesús Méndez Vargas, alias "El Chango" y presunto jefe máximo de La Familia Michoacana, detenido la víspera en el estado central de Aguascalientes, donde según las autoridades buscaba ocultarse.

El comisionado general de la Policía Federal, Facundo Rosas, informó que Méndez es buscado en Estados Unidos por delitos relacionados con el narcotráfico y que su captura es una muestra más del debilitamiento a que ha sido sometido el cartel de La Familia por diversos golpes en su contra.

Rosas refirió que desde 2008 a la fecha han sido capturados 710 presuntos miembros de esa organización delictiva, de los cuales poco más de 50 eran miembros de la estructura de mando.

"El Chango" Méndez asumió el liderazgo del grupo tras la muerte en diciembre de 2010 de Nazario Moreno, entonces el principal jefe, aunque eso desató una fractura que llevó al rompimiento de una parte de la organización y la creación de otra facción denominada "Los Caballeros Templarios".

El responsable antidrogas de la Policía Federal, Ramón Eduardo Pequeño, dijo que esa fractura desató enfrentamientos entre La Familia y "Los Caballeros Templarios" y llevó a "El Chango" a buscar acercamientos con Los Zetas, uno de los carteles de las drogas mexicanos más sanguinarios, para intentar retomar el control total en el estado occidental de Michoacán, su principal bastión.

RDS