La administración Obama debe hacer más para contrarrestar el tráfico de armas y dinero a México, y empezar con una evaluación de las necesidades en la infraestructura fronteriza, señaló hoy un reporte senatorial bipartidista.

El informe, elaborado por los senadores Dianne Feinstein, demócrata por California, y Charles Grassley, republicano por Iowa, sostuvo que Estados Unidos debe hacer más para frenar la masiva demanda por las drogas ilegales en Estados Unidos .

Estados Unidos debe actuar para contrarrestar el tráfico hacia México de dinero y armas que alimentan a las organizaciones de tráfico de drogas , apuntó.

El reporte fue presentado durante una audiencia del Comité de Control de Narcóticos Internacionales.

Antes de la sesión, el senador Grassley desmintió una versión de prensa de que podría bloquear la nominación de Anthony Wayne como embajador de su país en México, en caso de que reciba el beneplácito del gobierno mexicano. Improbable , dijo al respecto.

Grassley señaló en cambio durante la audiencia su expectativa de que el informe elaborado de manera bipartidista en el Senado, sirva para normar las políticas del Congreso y de la administración Obama hacia México.

El informe, que cubre una amplia gama de temas de la agenda binacional, pide acelerar la entrega del apoyo a México bajo la Iniciativa Mérida y que el Departamento de Estado desarrolle raseros de éxito que sean entregados al Congreso.

Asimismo señaló que para lograr éxito en el largo plazo es necesario concretar una reforma judicial en México.

Otras de sus recomendaciones incluye aprobar legislación para que la Agencia Federal de Investigaciones (FBI) desarrolle y patrocine una unidad especial con sus contrapartes en México para investigar el secuestro de ciudadanos estadounidenses.

El reporte pide también del Congreso aprobar una legislación que refuerce los castigos para quienes financien o construyan túneles fronterizos.

En materia de lavado de dinero, el reporte deja en claro que la administración Obama debe hacer más para secar a los cárteles mexicanos del dinero que financia sus actividades ilegales.

En ese sentido propusieron nuevas reglas para someter a las tarjetas de débito o de regalo, a las mismas restricciones y requisitos de monitoreo existente para el dinero en efectivo, que debe ser reportado cuando implica cantidades mayores a los 10 mil dólares.

Feinstein pidió a la administración Obama usar el reporte como marco de la cooperación con México, en tanto que Grassley anunció la elaboración de reportes adicionales sobre temas específicos.

DOCH