Con 20 años de vida de las instituciones mexicanas y en medio de un proceso democrático, México llega tarde para contar con órganos reguladores más incluyentes del género femenino, pero sobre todo, se pierde de talentos que enriquecen y diversifican, afirma Cristina Massa Sánchez, primera mujer que obtiene el puesto de Comisionado en el Comisión Federal de Competencia (CFC).

La abogada de profesión lamenta que hayan tenido que pasar tantos años para que una mujer formara parte y tomara decisiones sobre la política de competencia en México, tema crucial que beneficia más al bolsillo del género femenino, porque en la medida que bajan los costos de bienes o servicios se eleva el ingreso de las mujeres, al ser el segmento de menor sueldo.

Hay un rezago de mujeres en igualdad , asevera a El Economista.

A sus 37 años, Massa Sánchez recuerda su primer trabajo en la empresa Protego, con el doctor Pedro Aspe. Para ese entonces también le tocaba ser la primera mujer participante en el proyecto de asesoría financiera y abogacía. En la reunión me pidieron los cafés, porque se asumían que la niña que venía pegada al doctor era su asistente personal , dice.

Pero los frenos de género no pararon ahí, pues incluso al interior de su familia hubo barreras, con su papá. Me dijo: ‘No te puedes ir al extranjero porque no vas a conseguir marido’; la preocupación de mi papá era que trabajara con hombres y que me fuera al extranjero .

¿Cuál es el papel de la mujer en los órganos reguladores?

Ante todo, me parece que vamos tarde en el proceso de órganos reguladores más incluyentes y lamento que haya pasado tanto tiempo para que hubiera una oportunidad para mujeres.

¿Cómo logra llegar a su puesto actual?

Estoy lejos de ser la primera persona que tenga las cualidades o aciertos, cualesquiera que sean. (Pero) para haber sido designada Comisionada sí fue un tema clarísimo el de género, al presidente Felipe Calderón le interesaba y siempre buscó en su gabinete tener mujeres. Y el interés proviene de que se le considere y haya candidatas, él lo pide. Eso me ayudó mucho. No es indistinto si es mujer u hombre.

Sí hay un sesgo pero pretendemos que sea indistinto y aun no estamos ahí como sociedad ni como gobierno federal.

¿La presencia de una mujer en un grupo de hombres, cambia la dinámica?

El hecho de ser mujer, independiente de cómo llegas ahí sí incide en el desempeño, porque en los grupos masculinos cambian las dinámicas. Trabajar entre hombres no significa ser uno de ellos y no me hace sentir cómoda estar en un grupo de hombres cuando el comportamiento se da como si no hubiera mujeres.

¿A qué se debe la poca participación de mujeres en puestos de órganos reguladores?

Hay un tema de sesgo de qué están arrojando las universidades, por lo tanto las prepas siguen perpetuando que hay carreras de niñas o niños.

El perfil en la Comisión (Federal de Competencia) son doctores en Economía que es un porcentaje alto, pero también hay mujeres en las direcciones generales. Lo que yo veo es que en los despachos de abogados grandes prácticamente no hay mujeres, en los jurídicos de las empresas hay más mujeres. Sigue habiendo profesiones aptas y no aptas, error de la sociedad porque se pierde talento por este entendimiento limitado de cómo se resuelve , lamenta la Comisionada.

Aún así, Cristina Massa asegura que su presencia como mujer en la CFC sienta un precedente para que las jóvenes abogadas o economista no frenen sus carreras.

Era importante que hubiera un modelo de crecimiento, que hubiera la perspectiva de que vale la pena hacer carrera porque hay oportunidades y hace que no se pierda talento de la chavas, destaca con gran optimismo.

Texto: Lilia González; foto: Mario Hernández

[email protected]