La Procuraduría General de la República (PGR), abrió una investigación en torno a los posibles nexos con el crimen organizado del juez Primero de Distrito en Michoacán, Efraín Cázares López, y del magistrado del Tercer Tribunal Unitario en Materia Penal con sede en la Ciudad de México, Jesús Guadalupe Luna Altamirano.

El pasado viernes, el Consejo Nacional de la Judicatura informó de la suspensión de ambos funcionarios, como medida cautelar temporal para permitir las investigaciones en curso sobre conductas irregulares de Cázares López y Luna Altamirano.

La Subprocuraduría de Investigación Especializada en Delincuencia Organizada (SIEDO) confirmó que los juzgadores están bajo investigación para determinar si los fallos que emitieron a favor de acusados constituyen una violación a la ley.

Sin embargo, precisó que no se ha citado a comparecer a los juzgadores, ni se ha girado una orden para su localización o presentación.

Luna dejó en libertad en 2008 a Archivaldo Guzmán, alias "El Chapito", hijo de Joaquín "El Chapo" Guzmán, el poderoso capo del cártel de Sinaloa, y en marzo absolvió a Arturo Culebro, a quien la fiscalía acusaba de lavar dinero para los cárteles de los Beltrán Leyva y del Norte del Valle, este último de Colombia.

Además, el año pasado ratificó una sentencia absolutoria adoptada por otro juez en favor de Sandra Ávila, conocida como "La Reina del Pacífico", acusada de tráfico de drogas.

En septiembre del 2010, la PGR solicitó al CJF investigar a Cázares López, quien liberó a 27 funcionarios públicos relacionados al michoacanazo y que reintegró derechos políticos al diputado del PRD, Julio César Godoy.

Para la PGR el juez Cázares López, se excedió en atribuciones y por esa razón interpusimos ayer (miércoles) una queja en su contra en el CJF, órgano rector y vigilancia del Poder Judicial de la Federación , manifestó.

Con información de AFP.

apr/MIF