Luego de comparecer voluntariamente por ocho horas ante el Ministerio Público Federal de la Subprocuraduría de Investigación Especializada en Delincuencia Organizada (SIEDO), Lorena Martins, hija del exagente de inteligencia argentino Raúl Martins Coggiolo, se inició ayer una averiguación previa contra el sudamericano por trata de personas, lenocinio y delincuencia organizada .

Fuentes de la SIEDO precisaron que los ilícitos se irán configurando conforme avance la investigación, después de que Lorena Martins ofreciera pruebas de las relaciones de su progenitor con Los Zetas, políticos y funcionarios públicos mexicanos y de Argentina.

El exagente se hace pasar como empresario, según su hija, con socios mexicanos y argentinos, pero administra prostíbulos en Tijuana, Baja California, Playa del Carmen, Quintana Roo, en México, y Buenos Aires, Argentina, identificados como: Mix, Divas, The One, Maxim y Bolero.

La ciudadana argentina, que cuenta con escolta de las policías Ministerial y Federal, ingresó ayer a las 11 de la mañana a la SIEDO para entregar documentación, una agenda con nombres de políticos de alto nivel y socios de su padre.

También llevaba videos y fotografías de los establecimientos que opera Martins Coggiolo, negocios en los que ella trabajó en México a principios del año pasado.

Constató que la red de tratantes de su padre enganchaba a mujeres de Argentina y Brasil, prometiéndoles hacerlas modelos y traerlas a trabajar a Tijuana y Playa del Carmen.

La documentación y las imágenes quedaron a disposición de la SIEDO, encabezada por Cuitláhuac Salinas, quien será el responsable de analizarlas, para integrar la averiguación previa por delincuencia organizada, además de preparar citatorios a los posibles testigos de cargo en esta investigación, con el objetivo de encontrar a los probables responsables de la comisión de estos delitos.

rtorres@eleconomista.com.mx