Jesús Murillo Karam exigió a los fiscales de la Subprocuraduría Especializada en Investigación de Delincuencia Organizada (SEIDO), una revisión exhaustiva de la averiguación PGR/SIEDO/UEIDCS/012/2009, en la que el testigo protegido, José Salvador Puga Quintanilla El Pitufo, incriminó de nexos, a dos exgobernadores priístas de Tamaulipas, con los cárteles del Golfo y Los Zetas.

Fuentes federales comentaron a El Economista, que el nuevo responsable de la Procuraduría General de la República, solicitó a agentes del Ministerio Público de la Federación, aplicar todo el rigor de investigación a estos hechos, ante los informes de que la anterior administración utilizó de testigo a El Pitufo en otros casos.

De acuerdo con las fuentes consultadas, lo mejor es que salte la verdad jurídica, para evitar el cuestionamiento a nivel político.

Según los informes oficiales de la pasada administración, liderada por Marisela Morales Ibáñez el testigo identificado como El Pitufo, fue informante en varios casos. Cabe destacar que la exabogada general de la nación fue denunciada por esos hechos por los abogados del exgobernador Tomás Yarrington Ruvalcaba en los primeros días de diciembre de este año.

En los informes oficiales y extraoficiales El Pitufo, fue parte central de las indagatorias para acusar a los generales: Tomás Ángeles Dauahare, ha sido uno de los mandos castrenses de mayor grado acusado de nexos con el narcotráfico y el crimen organizado, ya que al ser detenido, arraigado y consignado, su hoja de servicios registraba que éste había sido Subsecretario de la Defensa Nacional.

Junto con él, fueron consignados los generales Roberto Dawe y Ricardo Escorcia Vargas, todos ellos ligados a la acusación de formar una red de protección para el cártel de los Beltrán Leyva, una de las organizaciones criminales dedicadas al narcotráfico más poderosas del sexenio pasado, según reportes de las secretarías de Seguridad Pública (SSP), Marina Armada de México (SEMAR) y Secretaría de la Defensa Nacioan (SEDENA).

Además de esos casos, El Pitufo, fue informante en el caso del excomisionado de la Policía Federal Preventiva (PFP), Javier Herrera Valles, que luego de cuatro años de prisión fue absuelto por el Poder Judicial de la Federación por falta de pruebas. Herrera Valles fue acusado por Genaro García Luna, entonces titular de la SSP  de pertenecer a la delincuencia organizada.

Pero el servicio que brindo El Pitufo a las indagatorias federales, fue más allá, al ser informante en el caso del famoso michoacanazo, en el que fueron detenidos 34 servidores y exservidores públicos, entre ellos 12 presidentes municipales de todos los partidos políticos en Michoacán, ligados al cártel de La Familia Michoacana, un año después todos quedaron absueltos.

Debido a esto, Jesús Murillo Karam exigió a sus ministerios públicos que motiven, sustenten y fundamenten si hay evidencia contra los exgobernadores Tomás Yarrington que gobernó de 1999 al 2004, Eugenio Hernández Flores que dirigió el destino de Tamaulipas del 2005 al 2010 e imputaciones que alcanzan al exgobernador Manuel Cavazos Lerma (1993-1998), todos surgidos del Partido Revolucionario Institucional (PRI).

[email protected]