Guadalajara.- Un nuevo enfrentamiento entre militares y presuntos sicarios la madrugada de este miércoles fue confirmado por autoridades de Jalisco, lo que podría elevar a casi 40 el número de muertes violentas registradas en la región desde la víspera de Navidad.

La balacera ocurrió en las afueras del poblado Pihuamo, a unos 300 km de Guadalajara, la capital de Jalisco, confirmó a la AFP el director de la policía de esa localidad, Daniel Ceballos, quien sin embargo se negó a dar un saldo de muertos. Las autoridades estatales también se mantienen herméticas.

Sin embargo, corresponsales del noticiero Milenio y radio MVS que se encuentran en el lugar de los hechos coinciden en que el enfrentamiento dejó al menos 15 fallecidos.

El lunes, las autoridades confirmaron al menos 24 muertes ocurridas desde la víspera, 13 en Jalisco y 11 en Michoacán, durante diferentes hechos violentos presuntamente perpetrados por bandas del crimen organizado.

Si se suma ese saldo a los posibles 15 muertos de este miércoles, totalizan 39 muertos desde el inicio de la vorágine de ataques en plena época navideña.

La noche del lunes, en los alrededores de Pihuamo, fueron hallados los cuerpos decapitados de cinco personas, cuatro de ellos de policías municipales que horas antes resguardaban al presidente municipal en la Plaza de Toros de esa localidad de 8,000 habitantes y situada en las fronteras con Michoacán y Colima.

Este miércoles, se celebran los funerales de esos uniformados, quienes dejaron una docena de huérfanos, según el mando Ceballos, quien aseguró: "Estamos muy tensos, muy abatidos, no sabemos qué pasó, ni siquiera hemos podido platicar (conversar) y de lo que están haciendo los militares no sabemos nada, nunca nos dicen nada".

El cártel Los Caballeros Templarios, que opera en Michoacán, se enfrenta con Nueva Generación, de Jalisco, por el control de actividades criminales como narcotráfico, secuestro y extorsión.

apr