Monterrey, México.-El estado mexicano de Nuevo León (noreste), cuya capital es Monterrey, vivió el miércoles la jornada más violenta de su historia reciente con 33 asesinatos presuntamente vinculados al crimen organizado, según un balance del gobierno estatal entregado este jueves.

"La cifra oficial es de 33" asesinados el miércoles en Monterrey, tercera ciudad de México, y sus alrededores, informó un vocero del gobierno de Nuevo León que pidió el anonimato a la AFP.

El anterior peor registro de violencia en Nuevo León fue el 20 de mayo con 18 muertos, 14 de ellos en un incendio provocado en un penal del municipio de Apodaca.

Monterrey y su área metropolitana, con unos 4 millones de habitantes, es uno de los principales polos industriales de México.

Entre los asesinatos del miércoles estuvo el de dos escoltas del gobernador estatal, Rodrigo Medina, cuyos cuerpos aparecieron descuartizados, y el de tres guardias de seguridad de una cárcel de Cadereyta.

Junto a los cadáveres de los escoltas se encontró un mensaje amenazante contra Medina firmado a nombre del cártel del Golfo, que protagoniza desde hace más de un año y medio un cruento enfrentamiento con sus antiguos aliados de Los Zetas al que se atribuye la actual espiral de violencia en Nuevo León y en el vecino estado de Tamaulipas (noreste), ambos fronterizos con Estados Unidos.

Los ataques del miércoles serían una respuesta a la estrategia nacional contra la delincuencia lanzada el lunes por las policías de los 31 estados de México y de su capital, que incluye el despliegue de más de 300,000 efectivos, consideró este jueves el alcalde capitalino y vocero de ese plan, Marcelo Ebrard.

Varios estados de México, incluidos los que comparten frontera con Estados Unidos, sufren una ola de violencia atribuida a cárteles narcotraficantes a los que se atribuye la mayoría de los más de 37,000 homicidios perpetrados en el marco de la lucha militar antidrogas lanzada a fines de 2006.

BVC