En sólo 48 horas, el municipio de Apatzingán, en Michoacán, ha dado albergue a más de mil personas que se vieron obligados a desplazarse desde diversas localidades de la región de la Tierra Caliente, por los enfrentamientos violentos entre grupos antagónicos del crimen organizado.

En entrevista, el oficial mayor del Ayuntamiento de Apatzingán, César Ceja Angel, subrayó que se han habilitado dos albergues en donde se está recibiendo a las familias que han dejado sus hogares, ante el temor que les genera la disputa entre los criminales.

"Es gente que tiene mucha incertidumbre y zozobra por lo que está sucediendo y quieren salvaguardar su integridad física y la vida misma, tanto de ellos como de sus familiares, y es por eso que optan por ir a los albergues" , indicó.

El funcionario municipal subrayó que los enfrentamientos se han focalizado sobre todo en las inmediaciones del municipio de Buenavista y las localidades cercanas, y aclaró que de momento, no se han reportado incidentes en la cabecera municipal de Apatzingán.

Consideró clave el respaldo que han recibido de las fuerzas federales y en específico de los efectivos de la Secretaría de Marina y del Ejército mexicano, lo que ha permitido que por lo menos en su municipio la población se encuentre mayoritariamente a salvo y se puedan habilitar los refugios para la gente que viene de áreas de mayor riesgo.

Subrayó que estos albergues, en donde se da techo, agua y alimento a los desplazados, continuarán funcionando el tiempo que sea necesario e incluso podrían habilitarse un mayor número de ellos si la situación así lo requiere.

Ceja Angel confió en que el trabajo coordinado de las fuerzas federales y estatales será suficiente para contener y erradicar la situación de la violencia, y las centenares de familias afectadas estén en posibilidades de regresar a sus hogares.

El funcionario comentó lo anterior en entrevista, en el marco del Segundo Encuentro de la Red Nacional de Municipios que se lleva a cabo en la Ciudad de México.

DOCH