El segundo motín del 2012 ocurrió en las primeras horas de ayer en el Centro de Readaptación Social (Cereso) de Aquiles Serdán, Chihuahua.

La gresca dejó un saldo de cinco reos muertos y seis heridos por el control entre pandillas Los Aztecas y La Línea, ambas leales al cártel de Ciudad Juárez, de acuerdo con reportes de la Fiscalía General del estado.

La confrontación inició alrededor de las 6:30 de la mañana en el módulo de máxima seguridad del penal, donde adeptos a ambas agrupaciones criminales, que regularmente comparten espacios y liderazgo, iniciaron la reyerta, obligando a detonar el Código Rojo que movilizo a unos 200 elementos de fuerzas federales, el Ejército y policía estatal y municipal.

Por la tarde y antes del cierre de esta edición, la Fiscalía General reveló que los reos muertos son Ibis Francisco Almada, César David Levario, Hugo Enrique Baeza y José Luis Sneider, quienes fallecieron en el enfrentamiento, además de Abraham Roberto Sánchez, quien murió horas más tarde en el hospital al que fue trasladado junto con otros seis lesionados.

La Fiscalía de la entidad más grande del país y con el municipio más violentó de la nación, Ciudad Juárez, también informó que el número de muertos puede aumentar en las próximas horas, debido a que varios de los lesionados que son atendidos en un nosocomio de la ciudad capital, Chihuahua, presentan heridas de gravedad; aunque indicaron que ése es el saldo preliminar.

La violencia desatada en el Cereso es el segundo episodio en su tipo del 2012, luego que el 5 de enero, en Tamaulipas, se suscitó un hecho similar por el que resultaron muertos 35 reos y hubo 12 lesionados.

Los nombres de los lesionados no fueron dados a conocer por la Fiscalía General, pero se informó que todos fueron traslados de inmediato a un hospital para que recibieran atención adecuada para la gravedad de sus heridas.

EN NÚMEROS

La segunda gresca en un penal comenzó temprano

6:30 de la mañana comenzó una gresca entre integrantes de pandillas rivales.

200 elementos, entre agentes federales, militares y policías estatales y municipales fueron desplegados en el lugar.

4 reos murieron dentro del penal durante la gresca y uno más falleció horas después, cuando recibía atención médica.

6 reclusos fueron trasladados al hospital para que los atendieran, debido a la gravedad de las heridas que les dejó la reyerta.

[email protected]