La Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE) anunció la muerte del mexicano Gabriel Sánchez Velázquez a manos de un agente de la Patrulla Fronteriza (BP por su sigla en inglés) en cercanías de la ciudad de Douglas, Arizona.

El connacional murió por el uso de arma de fuego de un agente de la BP el 16 de enero del presente año.

Al respecto, la Cancillería mexicana expuso que el uso desproporcionado de la fuerza letal en tareas de control migratorio resulta inaceptable .

Personal del Consulado de México en Douglas, Arizona, solicitó por vía oficial una investigación exhaustiva de los hechos a las autoridades estadounidenses correspondientes, informó la Cancillería mexicana.

La autopsia y la identificación del fallecido estuvieron a cargo de la Oficina del Médico Forense del Condado de Pima. El Consulado ya estableció contacto con la familia del fallecido.

Con la muerte del joven Adrián Hernández, la tarde del 7 de junio del 2010 en El Paso, Texas, por un agente de esta guardia fronteriza y el fallecimiento de Anastacio Hernández Rojas en mayo de ese mismo año en la frontera que divide San Diego y Tijuana, la organización internacional Human Rights Watch ya advertía sobre un incremento de las muertes a manos de esta policía.

José Miguel Vivanco, director de la División de las Américas de Human Rights Watch, expresó: El creciente número de asesinatos de la patrulla fronteriza deja claro que se necesita una investigación abierta y completa por parte de EU. Cualquier agente fronterizo que se encuentre responsable por el uso de fuerza excesiva debe rendir cuentas .

Cifras citadas por HRW del gobierno mexicano datan que del 2008 al 2010 los incidentes en los que un mexicano moría o era herido por un agente fronterizo se incrementaron considerablemente.

Cinco nacionales fueron muertos o heridos en el 2008 por la BP; para el 2009, los casos ascendieron a 12, y en el 2010, se registraron 17 incidentes.

La Oficina de Washington para Latinoamérica ha registrado que la BP ha doblado sus fuerzas desde el 2005, año en el que había 9,851 agentes ubicados en la línea fronteriza, y las ha quintuplicado desde el 2003. Hacia finales del 2012 se registraban 18,516 policías fronterizos.

[email protected]