Martín Almanza, padre de Bryan y Martín, los menores asesinados en un retén militar en Nuevo Laredo, rechazó la versión de la Sedena, respecto a que fueron esquirlas de granada las causantes de la muerte de los niños durante un fuego cruzado con sicarios.

En entrevista con W Radio, el papá de los niños muertos afirmó: ‘no tengo dudas, estoy 100 % seguro, ellos murieron por disparos de arma, no por granadas, mi hijo Bryan tenía un impacto del lado izquierdo, y Martín en la espalda’.

‘Eran militares, yo los vi, había 4 camionetas Cheyene pintadas de verde y con números de identificación’.

Aseguró que la Secretaría de la Defensa nacional miente, pues dijo, no existió nunca un fuego cruzado con sicarios del crimen organizado.

‘No había nadie más, sólo estaban los soldados’, recalcó.

/doch