El Ejército desplegó a unos 70 hombres en el poblado indígena de Cherán, Michoacán, cuyos habitantes reclaman protección ante ataques de taladores de bosques apoyados por grupos armados del crimen organizado.

"Un convoy de al menos 20 patrullas arribaron a la meseta Purépecha la tarde de este jueves donde se instalaron en al menos ocho puestos de mando", dijo un comandante de una zona militar del estado de Michoacán.

Los pobladores de Cherán mantenían un bloqueo desde el 15 de abril con piedras y fogatas a los accesos a esa comunidad situada en una zona montañosa para evitar incursiones de bandas armadas que protegen a los cortadores ilegales de árboles.

Los indígenas purépecha mantienen un enfrentamiento con los taladores que se agudizó tras el asesinato de dos habitantes de esa región, del que se responsabiliza a esas bandas.

Al pueblo, de unos 17.000 habitantes, también llegaron policías federales para cumplir operaciones mixtas con los militares y policía estatales para proteger la localidad.

El estado de Michoacán ha estado inmerso como buena parte de México en la violencia atribuida a la lucha contra el narcotráfico que deja más de 37.000 muertos desde diciembre de 2006.

DOCH