Tras un enfrentamiento con un grupo de sicarios en el municipio de Sabinas Hidalgo, Nuevo León, elementos del Ejército liberaron a 16 personas secuestradas.

Algunas de las personas puestas en libertad fueron encontradas encadenadas, entre las que se cuenta a una mujer y su hijo, menor de edad. En la refriega fueron ultimados dos pistoleros, según reportaron fuentes del Ejército y Procuraduría General de Justicia del Estado.

Luego de haber realizado trabajos de inteligencia, el Ejército llegó con apoyo de helicópteros a un rancho asentado en el poblado Larraldeña, donde los sicarios los recibieron con disparos de armas automáticas, dos de ellos fueron abatidos. Los militares continúan con la búsqueda de los que huyeron.

En las instalaciones del rancho, encontraron 17 armas largas, 10 cortas, granadas de fragmentación, tres vehículos y casi 2 toneladas de marihuana, empacada y lista para su traslado.

En tanto, la Vocería del Operativo Coordinado Chihuahua, informó de la ejecución de Alonso Aguilar, inspector de la Dirección de Seguridad Pública Municipal de Chihuahua y el hallazgo de tres personas con el tiro de gracia, arrojados en un tramo de la carretera libre a Ciudad Juárez, del paraje conocido como Curvas del Perico.

En relación con Chihuahua, sobre la ejecución del inspector de la policía, se reportó que fue abatido por un grupo armado que viajaba a bordo de una camioneta Ford Lobo cuando circulaba a bordo de la patrulla P1079 a la altura del circuito boulevard Lombardo Toledo en la periferia de la capital.

Sobre los otros tres cuerpos, se informó que fueron localizados a la altura del kilómetro 1 de la carretera libre a Ciudad Juárez, sitio donde se presume fueron ejecutados.

rtorres@eleconomista.com.mx